Ir al contenido principal

Beddoes Jr.

El relato que abre las 5 narraciones y 2 fábulas de Juan Benet se titula "TLB". Este enigmático título - "capricho críptico", Gonzalo Sobejano dixit- fue desvelado por Francisco García Pérez en su tesis doctoral Una meditación crítica sobre Juan Benet (Universidad de Oviedo, 1994). Las enigmáticas siglas corresponden a las inciales de Thomas Lovell Beddoes (1803-1849), excéntrico médico y escritor, hijo del Dr. Thomas Beddoes, geólogo diletante.
En vida escribió Beddoes Jr. la narración en verso The Improvisatore (1821) y algunas obras dramáticas. Su conjunto de poemas más importante es Death's Jest-Book, or the Fool's Tragedy, en la que volcó todas sus obsesiones y preferencias por lo macabro y lo sobrenatural. La obra fue publicada póstumamente en 1850, un año después de suicidarse con curare en Basilea.
En uno de sus poemas cortos, titulado "Una ciudad subterránea", imagina Beddoes una caverna con esqueletos fosilizados de antiguos animales. El poema empieza:

Una vez seguí a una rauda y enorme serpiente
Al interior de una cueva en la falda de una montaña

Una vez dentro descubre las ruinas de una ciudad

Construida no como las nuestras sino de otro mundo
Como si la envejecida tierra hubiese amado en su juventud
La más poderosa ciudad de un planeta perecido

Surge luego la visión de

El mamut, abovedado como una catedral arqueada
Yacía allí, y ruinas de grandes criaturas también (...)
Y rocas vegetales, altas palmeras esculpidas,
Crecidos pinos, no tallados, en piedra; y helechos gigantes
Cuyas hojas sacudidas por temblores soportan tumbas por nidos.

Es muy posible que cuando Beddoes escribió este poema tuviera en mente el libro Reliquiae Diluvianae, or Observation on the Organic remains contained in Caves, Fissures and Diluvial Gravel (1823), del no menos excéntrico reverendo William Buckland, profesor de Mineralogía y Geología en la universidad de Oxford. En el libro se describen los hallazgos realizados en cuevas inglesas de restos fósiles de animales del Cuaternario que, según el autor y de acuerdo con las Sagradas Escrituras, desaparecieron a consecuencia del Diluvio Universal.

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.