Ir al contenido principal

Beddoes Jr.

El relato que abre las 5 narraciones y 2 fábulas de Juan Benet se titula "TLB". Este enigmático título - "capricho críptico", Gonzalo Sobejano dixit- fue desvelado por Francisco García Pérez en su tesis doctoral Una meditación crítica sobre Juan Benet (Universidad de Oviedo, 1994). Las enigmáticas siglas corresponden a las inciales de Thomas Lovell Beddoes (1803-1849), excéntrico médico y escritor, hijo del Dr. Thomas Beddoes, geólogo diletante.
En vida escribió Beddoes Jr. la narración en verso The Improvisatore (1821) y algunas obras dramáticas. Su conjunto de poemas más importante es Death's Jest-Book, or the Fool's Tragedy, en la que volcó todas sus obsesiones y preferencias por lo macabro y lo sobrenatural. La obra fue publicada póstumamente en 1850, un año después de suicidarse con curare en Basilea.
En uno de sus poemas cortos, titulado "Una ciudad subterránea", imagina Beddoes una caverna con esqueletos fosilizados de antiguos animales. El poema empieza:

Una vez seguí a una rauda y enorme serpiente
Al interior de una cueva en la falda de una montaña

Una vez dentro descubre las ruinas de una ciudad

Construida no como las nuestras sino de otro mundo
Como si la envejecida tierra hubiese amado en su juventud
La más poderosa ciudad de un planeta perecido

Surge luego la visión de

El mamut, abovedado como una catedral arqueada
Yacía allí, y ruinas de grandes criaturas también (...)
Y rocas vegetales, altas palmeras esculpidas,
Crecidos pinos, no tallados, en piedra; y helechos gigantes
Cuyas hojas sacudidas por temblores soportan tumbas por nidos.

Es muy posible que cuando Beddoes escribió este poema tuviera en mente el libro Reliquiae Diluvianae, or Observation on the Organic remains contained in Caves, Fissures and Diluvial Gravel (1823), del no menos excéntrico reverendo William Buckland, profesor de Mineralogía y Geología en la universidad de Oxford. En el libro se describen los hallazgos realizados en cuevas inglesas de restos fósiles de animales del Cuaternario que, según el autor y de acuerdo con las Sagradas Escrituras, desaparecieron a consecuencia del Diluvio Universal.

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…