Ir al contenido principal

Un poema de Karl Shapiro

TREN DE TROPAS

A nuestro paso la ciudad se detiene. Los obreros
Levantan sus brazos engrasados y nos saludan y sonríen.
Los chicos gritan como en el circo. Los hombres de negocios
Nos miran esperanzados y prosiguen su mesurado paso.
Y hay mujeres de pie en la puerta estupefacta de sus casas
Que se mueven más suavemente y parecen pedir nuestro regreso,
Como si una lágrima que cegara el curso de la guerra
Pudiera disolver de una vez nuestro acero en su dulce deseo.

Fruto del mundo, ay, todos arracimados
Colgamos como de una cornucopia
En total camaradería, con las caras amontonadas
Para rociar la ciudad con silbidos y miradas lascivas.
Una botella se rompe en los postes
Y unos ojos se fijan en la rosa sonriente de una dama,
Extendidos como una goma y restallan y pican
La boca deseosa del sorbo de un beso.

Y a través de horribles continentes y días,
Nos arrastramos decididos, sucios y ligeramente bebidos,
Los buenos malos chicos de circunstancias y azar,
Cuyos cascos como cubos golpean la pared desnuda
Donde se retuercen los cadáveres de nuestros petates
Al lado de los fusiles que solo a ellos mismos se parecen.
Y la distancia como una correa ajustada que se encoge,
Aprieta el hombro y lo mantiene firme.

Aquí hay un mazo de cartas; tú que repartes,
Dame suerte, una pareja de toros,
La suerte del novato, el valet.
Diamantes y corazones son rojos, pero las espadas son negras,
Y espadas son espadas y bastos son tréboles –negros.
Pero sácame triunfos, recuerdos de paz.
Esto pide razón y aritmética,
Que la suerte también viaje y no todos regresen.

Los trenes llevan a los barcos y los barcos a la muerte o
a los trenes,
Y los trenes a la muerte o a los camiones, y los camiones
a la muerte,
O llevan los camiones a la marcha, la marcha a la muerte,
O a la supervivencia que es nuestra única esperanza;
Y la muerte nos devuelve a los camiones y a los trenes y
a los barcos,
Pero la vida lleva a la marcha, ¡oh bandera!, por fin
El lugar de la vida hallado tras los trenes y la muerte
-Brillante anochecer de las naciones después de la guerra.

("Troop Train" está incluido en V-Letter and Other Poems, 1944
Traducción: J.O.)

Comentarios

  1. "con las caras amontonadas para rociar la ciudad con silbidos y miradas lascivas".
    La tercera estrofa me ha gustado mucho:
    "Y a través de horribles continentes y días, nos arrastramos decididos, sucios y ligeramente bebidos, los buenos malos chicos de circunstancias y azar, cuyos cascos como cubos golpean la pared desnuda..."

    ResponderEliminar
  2. Este y otros poemas los escribió Shapiro con veinte años, en la II Guerra Mundial, mientras estaba destinado en Nueva Guinea. No está nada mal, la verdad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…