Ir al contenido principal

Temblor y Gea

El pasado día de Todos los Santos se cumplieron 253 años de uno de los más grandes terremotos de los que se tenga noticia. Aquel día, a las 09.35 horas, a unos 100 kilómetros al sureste de Lisboa, en el subsuelo océanico, se produjo una sismo de 8,7 grados en la escala Richter que se sintió en toda Europa y dejó al mundo perplejo. Tras el temblor vinieron los tsunamis, los incendios y el caos generalizado. Lisboa quedó destruida. Se calcula que pudo haber hasta 90.000 muertos en la costa atlántica de la península Ibérica y norte de África. En España se documentaron grandes destrozos y 1.275 muertes, la mayor parte de las cuales a consecuencia del tsunami.
En el nº 17 (2007) de Cuadernos de Estudios del Siglo XVIII, que publica el Instituto Feijoo del Siglo XVIII, hay un artículo de Juan Carlos Gea en el que reflexiona en torno al terremoto lisboeta y su poema El temblor (2005). ¿Por qué escribir hoy en día un largo poema narrativo sobre un suceso catastrófico que pasó hace tanto tiempo? La respuesta nos la proporciona el propio autor:
"Asumo que produzca extrañeza, pero al mismo tiempo lo encuentro muy sintomático. Sobre todo, porque me gusta pensar que El temblor no es más que otra de las inmnumerables réplicas del terremoto de Lisboa. Como tal, no es en sí mismo un fenómeno extraño. Ni siquiera el hecho de que sea una réplica tardía debe considerarse llamativo, porque puede catalogarse en principio como un mazo más de páginas, entre tantísimas, en torno a un acontecimiento que, como sugiere Susan Neiman está en el horizonte de nuestra condición (...) En este contexto, la única diferencia cualitativa es que esté escrito en verso; pero estoy convencido de que el verso, sin perder en absoluto su cualidad específicamente poética, su autonomía, puede entreverarse de narración. reflexión filosófica, descripción, alegoría. juego dramático, parodia..." Habría que añadir que Gea sale airoso del empeño.

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…