Ir al contenido principal

El baúl de los recuerdos

Hace un par de semanas estuve en Barcelona, en casa de mi madre. Había que hacer limpieza de "trastos" del sótano. Fue allí donde encontré, medio escondida, una vieja caja de cartón. La abrí, por si había cosas mías, y de repente asomó mi pasado de lector: libros de cuando era niño y adolescente, que creía ya perdidos.
Y como de un sueño olvidado fueron saliendo:
Novelas de Julio Verne de la Colección Juvenil Cadete de Editorial Mateu (Clovis Dardentor, Un drama en Livonia); Luigi Motta (El sumergible llameante), Emilio Salgari (Los tigres de Mompracem), Mayne Reid (Los cazadores de cabelleras), Rafael Sabatini (El marqués de Carabás), Karl May (En la boca del lobo); varios ejemplares de la Colección Historias de la Editorial Bruguera, con adaptaciones de José Mª Carbonell Barberá e ilustraciones en forma de tebeo de Miguel Ambrós (entre ellos Las aventuras de Dick Turpin de Charles C. Harrison, con el negro Batanero y Joe Moscarda). ¡Qué recuerdos!
Casualmente me di cuenta de que el traductor de la edición de Las aventuras de Guillermo de Richmal Crompton, y el de Aventura en el Valle de Enid Blyton (ilustrado por Stuart Tresilian), era el mismo: Guillermo López Hipkiss. Y luego estaba La misteriosa luz blanca de Kenneth Robeson, una aventura del intrépido Doc Savage, en la colección Hombres Audaces de la Editorial Molino; y las novelas del oeste de Ediciones Clíper, con mi preferida: El Sheriff de Losatumba de José Mallorquí ("Losatumba era la población de peor fama de Nuevo Méjico. Y el borracho de Losatumba era Gin Thirst (Sed de Ginebra").
Y en el fondo de la caja, oliendo intensamente a moho, mi segundo libro del que guardo memoria (el primero, perdido, fue un libro de tapas plastificadas titulado Hans, cuyo autor lamentablemente he olvidado): Beltrán el intrépido (Gildas l'intratable) de la escritora francesa Zenaïde Fleuriot. El libro pertenece a la colección Lecturas Juveniles de la Editorial Molino Argentina, Buenos Aires, 1947. Me lo regalaron mis padres, y así quedó escrito en la hoja de respeto, el Día del Libro del año 1953. El libro comienza: "Beltrán buscaba por todos lados a su hermanita Pepita". Aquí debió de empezar el misterio de la literatura para mí.

Comentarios

  1. Pues que disfrutes con la relectura y los recuerdos. Con la parte buena de la nostalgia.
    Esas primeras lecturas marcan para siempre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, querido conde-duque, en estos casos la primera impresión es lo que cuenta. Y no suele repetirse ya más, por desgracia.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).