Ir al contenido principal

Premios de la AEA

Ayer se entregaron en Oviedo los IX Premios de la Crítica 2007, de la Asociación de Escritores de Asturias. Mis felicitaciones a los premiados en sus distintas modalidades: Antón García, Inés Toledo, Cristina Muñiz Martín, Mónica Rodríguez, Diego Medrano, Alfonso Fernández Tresguerres, Severino Antuña, Vicente García Oliva y Antonio Valle. Este último recogió, como coordinador del libro colectivo Mensajes de un mundo dibujado, el premio de narrativa en castellano, concedido por el "concepto innovador del proyecto, que propicia la interacción de la obra pictórica de José Carlos Álvarez Cabrero con treinta y dos escritores". Entre estos treinta y dos se encuentra un servidor. Así pues, por la pequeña parte que me toca, gracias.
El III Premio de las Letras de Asturias, a toda una trayectoria literaria, recayó en Luis Fernández Roces. Me parece un justo y merecido galardón, y desde aquí le envío mi más sincera enhorabuena y un fuerte abrazo.

Comentarios

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…