Ir al contenido principal

Noblesse oblige

H.D. McCaskey (izquierda) y Charles H. Burritt (derecha),
jefes del Bureau de Minas de Filipinas
a principios del siglo XX. En el centro,
el geólogo Warren D. Smith.


En 1901 el gobierno de Estados Unidos estableció en Manila el Bureau de Minas bajo la dirección del teniente Charles H. Burritt. A éste le sucedió el ingeniero de minas Hiram D. McCaskey, quien realizó una gran labor ampliando la plantilla, los objetivos y las funciones del citado organismo. Entre los geólogos contratados entonces estaba Warren Du Pré Smith, especialista en yacimientos no metálicos y paleontología quien llegaría a ser jefe del Bureau entre 1908 y 1914 y, a partir de 1920, de la División de Minas. Al principio el staff minero creyó que Filipinas era un territorio virgen desde el punto de vista geológico, pero pronto se dieron cuenta de que había mucho hecho y, además, de un gran nivel.
En 1924 Warren D. Smith publicaría Geology and Mineral Resources of the Philippines, excelente síntesis geológico-minera del archipiélago, que actualizaba y ampliaba considerablemente los datos recogidos desde el inicial Report (1901) de George Ferdinand Becker. En la la introducción del libro, Smith hace un repaso a los trabajos llevados a cabo con anterioridad en la colonia, elogiando la labor desarrollada en este campo por los españoles en el último tercio del siglo XIX. Entre los autores citados figuran los jesuitas sismólogos del Observatorio Meteorológico de Manila y el ingeniero de minas José Centeno; y reserva una mención especial al ingeniero y geólogo Enrique Abella y Casariego (1847-1913), inspector general de Minas de Filipinas entre 1886 y 1897.
Con muy precarios medios materiales, bajo duras condiciones climáticas y con la sola ayuda del auxiliar facultativo y topógrafo Enrique D'Almonte, Abella había explorado partes nunca antes estudiadas de Luzón, Mindanao, Panay y Cebú, con especial atención al volcán de Albay, los azufrales de Biliran y los criaderos auríferos de Misamis. De él dice Smith que "fue el más capaz de los primeros investigadores", y añade: "Es un gran placer rendir homenaje a nuestro fallecido colega de otra nacionalidad. Solo tengo palabras de encomio por sus incansables esfuerzos en pro de la solución de los problemas geológicos y mineros de las Filipinas." Noblesse oblige.

Comentarios

  1. Interesante blog, me ha gustado porque enseña... se nota que hay un profesor detrás. Si puedes échale un vistazo al mío y si te gusta, un voto:
    http://www.hiperbreve.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Ordaz veo que disfrutas en tu blog, lo leo desde Semana Santa.Tengo la sensación de que el libro tradicional se aleja

    ResponderEliminar
  3. Gracias por vuestras opiniones sobre mi blog.
    Raúl: me gustan tus relatos hiperbreves, pero no puedo darte mi voto porque ya lo he dado en la categoría de ficción.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV