Ir al contenido principal

Mundos perdidos

Sir Arthur Conan Doyle no solo ha pasado a la historia de la literatura por haber creado a Sherlock Holmes, el más famoso detective de ficción, sino porque con El mundo perdido (1912) inauguró una nueva variante de novela de aventuras: la de exploración de remotos territorios donde aún habitan animales supervivientes de antiguas épocas geológicas.
El mundo perdido narra la rivalidad y los conflictos planteados entre dos científicos, el aguerrido profesor Challenger y el más cauto y remilgado profesor Summerlee, antes y durante una expedición a la espesa selva amazónica. Allí, en una inaccesible meseta o plateau encontrarán animales que creían extinguidos -iguanodontes, estegosaurios, pterodáctilos-conviviendo con una raza de homínidos.
Conan Doyle se sentía atraído por la paleontología, en especial por los dinosaurios. Cerca de su casa de Sussex había descubierto unas icnitas o huellas fósiles, pertenecientes al género Iguanodon. Con este motivo se carteó con el especialista del Museo Británico Arthur Smith Woodward. También solía leer libros sobre el tema, como Extinct Animals (1905) del zoólogo Edward Ray Lankester (que es citado en la novela), o la monografía sobre reptiles voladores Dragons of the Air (1901) de Harry Grovier Seeley, que sin duda le ayudaron a recrear la fauna mesozoica del mundo perdido.
La influencia de la obra de Conan Doyle en el campo de la ficción literaria es manifiesta –véase, por ejemplo, la fantaciencia El planeta de los dinosaurios (1978) de Anne McCaffrey, o Parque Jurásico (1990) de Michael Crichton- sino que ha trascendido a otros medios, como el comic y el cine. Para José Luis Sanz, en su recomendable libro Mitología de los dinosaurios, los descubrimientos de un mundo perdido como el que nos describe Conan Doyle están en la base de los ensoñadores deseos de muchos paleontólogos. Y no solo paleontólogos, añadiría yo.

Comentarios

  1. ¿Has leído 'Arthur and George' de Julian Barnes? Es magnífica. Arthur es Arthur Conan Doyle.

    ResponderEliminar
  2. No la he leído, pero varios amigos me han hablado muy bien de ella. Así que la tengo en lista de espera.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…