Ir al contenido principal

Goethe

En Goethe on Nature and on Science (1942) el neurofisiólogo Charles Scott Sherrington se preguntaba cómo era posible que el autor alemán, de “tan gran poder mental, visión e industria, pudiese dedicar tanto tiempo a problemas científicos sin dejar ningún hito en la historia de la ciencia.” Sin ser tan drástico en el juicio, es cierto que las aportaciones científicas de Johann Wolfang Goethe (1749-1832) con ser estimables no son esenciales, y que otras mentes de su tiempo menos geniales alumbraron descubrimientos e hicieron contribuciones más perdurables que las suyas.
El interés de Goethe por la ciencia comenzó a manifestarse en su juventud y no disminuyó con el tiempo ni se redujo a una sola disciplina. Con mayor o menor acierto abordó cuestiones químicas, físicas, anatómicas y de ciencias naturales. Sus estudios sobre el hueso intermaxilar en los vertebrados, la metamorfosis de la plantas y los colores son ejemplos conocidos de su diversa aplicación científica. El primer mapa geológico de Alemania, publicado en 1821, adoptó el sistema de colores basado en el propuesto por Goethe; y, a lo largo de su vida, logró reunir una colección de rocas, minerales y fósiles de alrededor de 18.000 ejemplares, la cual fue utilizada por mineralogistas como Von Leonhard y Noeggerath. Sus trabajos de índole geológica fueron reunidos en el tomo segundo de Naturwissenschaftliche Schriften (5 vol., 1883-1897).
Goethe fue siempre un neptunista convencido y fiel seguidor de las ideas de A. G. Werner, al que fue a visitar expresamente en la Bergakademie de Freiberg. En su monumental Fausto se alude a la fuerte controversia entre neptunistas y plutonistas. En el acto IV, de la parte segunda, hay una diálogo entre Mefistófeles y Fausto en el que, como no podía ser menos, el primero encarna el poder ígneo de filiación huttoniana, mientras que Fausto es el portavoz de la fuerza de las aguas, que no requiere de “cambios dementes ni convulsos”.

Comentarios

  1. Hola Jorge, quiero invitarte humildemente a mi blog, donde tu presencia como literato será un honor.

    También pedirte tu apoyo en el renglón de Ficción para mi sitio en el concurso.

    Gracias, un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…