Ir al contenido principal

De Halloween a Mockingbird

Ahora que llega Halloween me acuerdo de Matar un ruiseñor, y de los niños disfrazados de calabazas cruzando el parque de noche, muertos de miedo. Y me pregunto: ¿por qué "ruiseñor"?
El título original de la hermosa novela de Harper Lee es To Kill a Mockingbird; pero en inglés un mockingbird no es un ruiseñor (nightingale), sino un sinsonte o cenzontle. Las dos aves son paseriformes, pero pertenecen a distintas familias. Los sinsontes son mímidos, y si Lee quiso poner en el título un sinsonte y no un ruiseñor es porque esa era su intención. De lo contrario se pierde el simbolismo o significado metafórico.
No soy ornitólogo, ni siquiera birdwatcher, pero según he leído el sinsonte común (Mimus polyglottos) es un pájaro nativo de América del Norte, de canto melodioso y con una gran capacidad para imitar sonidos de todo tipo, incluidos los cantos de otros pájaros.
El irlandés Thomas Ashe, en sus Travels in America Performed in 1806, describe al mock-bird o mocking bird como "de la forma, pero mayor, que el zorzal; y sus colores son una mezcla de negro, blanco y gris." Dice también que conoció a "un caballero de Londres que tuvo uno de estos pájaros durante seis años. En el espacio de un minuto era capaz de imitar a la alondra, al mirlo, al tordo y al gorrión." ¿Truco o trato?

Comentarios

  1. Muy buena reflexión. He indagado y tienes razón. El mockinbird es el cenzontle, del que lo único que sé es que salía en las canciones de Elsa Baeza (así pues, también se da el cenzontle en Centroamérica puesto que Elsa Baeza y el autor de las canciones, Carlos Mejía Godoy, son nicaragüenses). Imagino que quienes tradujeron la novela y la película optaron por un ave familiar al público español y eso lo explica todo. En cualquier caso, he visto muchas veces la película y he leído la novela y no recuerdo ningún tipo de simbolismo asociado al pájaro salvo su caracter amable e inofensivo: de ahí el pecado de matar a un ruiseñor.
    Te tengo que corregir. No sé de qué iba disfrazado el niño (creo que de nada, puesto que se había quitado su disfraz antes de salir de la escuela) pero la niña no iba de calabaza sino de... ¡Leshes, no me acuerdo! De botella de leche quizá, de zanahoria... Pero no de calabaza.
    En cualquier caso, tanto la novela como la película (que es muy fiel a la novela) son absolutamente maravillosas y yo confieso que me han hecho llorar, ambas (me disculpo por esta vena sentimental). Además, está el personaje del amiguito de los niños (no recuerdo su nombre), el cual era un trasunto de Truman Capote niño, igual que la chica de "Otras voces, otros ámbitos" era un trasunto de Harper Lee. Ambos se criaron juntos o pasaron largas temporadas juntos en su infancia. Y Harper Lee fue la cómplice necesaria e indispensable cuando Capote se fue a Kansas a investigar el caso que luego dio lugar a "A sangre fría". Ella le allanó el camino entre los lugareños, que desconfiaban del afeminado y sofisticado Truman pero reconocían a Harper Lee como una vecina.
    Vaya rollo que he metido. Aún se podrían decir más cosas.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Amigo José Luis, bienvenido tu pertinente comentario. Veo que tú también estás "tocado" por la magia de Matar un ruiseñor (novela + película), que da mucho de sí. Y tienes razón en los disfraces. En ocasiones uno se va construyendo, a base de lecturas y visionados de película, un "imaginario" propio que termina confundiendo con el verdadero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La familia Rufianes se siente más rastrera que cuando el Gobierno ocultó la crisis, pero se ve obligada a mendigar tu voto no por ganar el concurso, si no al menos para poder estar entre los tres finalistas y que el jurado valore su humor gráfico en vista a en un futuro poder salir en su periódico. Son así de vanidosos…
    Si te gusta el blog y les votas, te darán las gracias. Si no, que ya sabemos que estas hasta lo cojon… de los spam, critícalos e insúltalos que eso les pone mucho. Y es que los trapos sucios se lavan en casa , o lo que es lo mismo, dirty clothes clean at home 

    ResponderEliminar
  4. Si quieres y tienes tiempo pasate por mi blog y si te gusta puedes votarme en la categoria de mejor blog personal del concurso 20minutos

    Saludos desde

    http://akematon.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Al pequeño Capote lo llamaban Titi -creo recordar-. Me confieso igualmente enamorado de la historia.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  6. Parece que cada vez somos más en el club de fans de Harper Lee...
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Pues yo también soy un enamorado de la película, y de la novela, que llegó a mis manos después. Attícus (encarnado en Gregory Peck) es uno de mis héroes de siempre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).