Ir al contenido principal

Ya estoy aquí

"Aunque perseguido implacablemente hasta la etérea cima de esta casa, he frustrado las malévolas maquinaciones de nuestros enemigos. Resumiendo: ya estoy aquí."

(W.C. Fields -Mr. Micawber- en David Copperfield, 1935, de George Cukor)

Comentarios

  1. Bienvenido de nuevo. Todo un gusto.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2/9/08 21:31

    Bienvenido. Se te ha echado en falta. Un abrazo.
    JLP

    ResponderEliminar
  3. Gracias, amigos. Es un placer contar con vosotros de lectores.

    ResponderEliminar
  4. Hola, acabo de leer Las confesiones de un bibliófago ( me ha gustado mucho) y en mi vlok, Biblioaprenent, voy poniendo Frases sobre Bibliofília.
    De tu libro he escogido unas cuantas frases para colocarlas en mi vlok, pero quisiera hacerlo con tu permiso. Por cierto tu libro no lo encuentro en venta y el que he leído me llega desde una biblioteca ( Sant Cugat)que no es la de mi ciudad ( Vilanova i la Geltrú).Gracias y hasta otra. Xavierqs

    ResponderEliminar
  5. Amigo biblioaprenent, ¡bienvenido al club del bibliófago! Me alegro de que te haya gustado el libro y, por supuesto, tienes mi permiso para reproducir las frases que quieras.
    Actualmente el libro es bastante difícil de encontrar, pero puedes intentarlo por internet en www.iberlibro.com Bona sort!

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Jorge, lo intentaré, vale la pena.
    Hasta otra.
    Xavierqs.
    PD.iré poniendo frases de tu libro, aunque más que frases serán párrafos de 10-15 líneas ( + - ), y poniendo de donde salen.

    ResponderEliminar
  7. De acuerdo. Ya me avisarás cuando salga la primera.

    ResponderEliminar
  8. Hace 20 años me regalaron las Confesiones de un bibliófago y aun conservo el buen sabor de boca.
    Hoy me he llevado una gran alegría al descubrir su Blog
    Muchísimas gracias, hace muchos años que estoy en deuda con Jorge Ordaz.

    Carlos Rey
    www.aquiseencuaderna.com

    ResponderEliminar
  9. Como por un golpe de la casualidad, leo en hoyesarte.com la noticia de la salida al mercado librario del título "Nueva historia natural de la destrucción de libros" (Fernando Báez. Ed. Destino).
    Automáticamente mi disco duro se ha ido al año 89 cuando disfruté con las confesiones de un bibliófago hasta el punto de ragalar a todo mi entorno de bibliófilos aficionados y profesionales un ejemplar y quedarme yo sin él. Generosidad de los lectores....
    Por supuesto, he recomendado el libro en hoyesarte.com, pues seguro que al autor de la Historia natural.... no se le ha ocurrido hablar de los ejemplares fagocitados e inconfesables.

    De rebote, he buscado en la red y acabo de llegar ¡al blog de Jorge Ordaz! Gracias por seguir existiendo no solo en mi memoria.

    Un saludo
    MATALOBOS

    ResponderEliminar
  10. un poco tarde, sólo para decir que ya compré el libro hace tiempo y no me lo he comido, de momento.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…