Ir al contenido principal

Piedras del sueño de Polífilo

La Hypnerotomachia Poliphili o Sueño de Polífilo (Venecia, 1499), atribuido a Francesco Colonna, es uno de los libros más extraños y enigmáticos que se hayan escrito nunca. Además, la edición príncipe del impresor Aldo Manuzio, con sus espléndidas xilografías, pasa por ser uno de los más bellos libros jamás editados.
El sueño de Polífilo es una amalgama de conocimientos varios: arqueológicos, arquitectónicos epigráficos…y también gemológicos. A lo largo del libro se enumeran gran cantidad de gemas, piedras semipreciosas y rocas ornamentales.
He aquí una lista, no exhaustiva, de algunas de ellas:
Granito rojo de Tebas, mármol, piedra númida, obsidiana, piedra de Paros, piedra lacónica, pórfido, ágata, turquesa, cinabrio, ónice, sardónice, ofita, alabastro, piedra lacedemonia, creta de Trípoli, jaspe, calcedonia, piedra galactita, piedra de Armenia, amatista, lapislázuli, granate, piedra eusebes, ámbar, carbunclo, diamante, berilo, topacio, zafiro, jacinto, rubí, heliotropo verde de Chipre, asbesto, ceraunio lusitano azul, selenita verde de Persia, piedra dionisia negra, esmeralda escita, topacio de Arabia, crisólito etíope, piedra serpentina, piedra Pilates, piedra augúster, magnetita, balaje, albayalde, mármol migdonio, piedra sinoquita, bórax, piedra chernita, hexaconthalito, crisoprasa, atizol, coaspite, paragonio, piedra espartopolia, hieratita, cetionide… Maravillosos nombres, la mayoría perdidos.
De España cita dos especímenes curiosos: la piedra pómez de Tarragona (de hecho no hay pumitas en Tarragona, por lo que puede que se trate de algún tipo de piedra tosca) y la piedra de Segóbriga, “invulnerable al paso del tiempo”, que sin duda es el yeso especular o lapis specularis que ya explotaban los romanos). Resulta curioso, sin embargo, que no cite el famoso brocatel o mármol brocatello, usado como piedra decorativa desde la antigüedad y que se extraía de canteras cercanas a Tortosa.

Comentarios

  1. A este sí lo tengo controlado. Su libro es también un apoyo para la historia del jardín, aunque mucho menos avanzado de lo que suele creerse: para cuando Colonna lo escribió Alberti y Bramante ya había hecho de las suyas y el nuevo modelo de jardín (al que hoy llamamos renacentista) estaba ya implantándose en toda Italia. Colonna describe lo que recuerda haber visto sin proponer nuevas tendencias estéticas. Las xilografías, por su parte, son muy expresivas (basta recordar la de Príapo, que era uno de los dioses del jardín, por su fertilidad) pero sólo reflejan modelos de jardín medieval. Siempre me he preguntado si no se copiarían o se adaptarían de algún tratado jardinero o arquitectónico más antiguo.
    Gracias por estas "píldoras" tan ilustradas e ilustrativas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. En realidad, todo el libro tiene un aire irreal, de misteriosa fantasía, que es lo que a la postre cuenta.
    Por cierto, mi próximo post creo que también te interesará.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo siempre quise ser Aldo Manuzio...

    ResponderEliminar
  4. Amigo Conde-duque, yo me contentaría con tener un Aldo Manuzio...

    ResponderEliminar
  5. desde tortosa19/11/08 17:43

    Curiosamente esta mañana he estado en dos de esas canteras de Tortosa, hace años que ya no son productivas o rentables. En esta ciudad, el brocatel se extrae de las llamadas "pedreras (canteras) de La Cinta" porque así se llama la Virgen de Tortosa que tiene una capilla barroca en su honor con este material.
    Felicidades por el blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).