Ir al contenido principal

Marion Cran

(A FPC, de “Jardines Secretos”)

No tengo jardín, ni entiendo de jardines, pero me gusta de vez en cuando leer literatura sobre jardines. No me refiero a manuales o tratados de jardinería, sino a ensayos o artículos literarios sobre ellos. Y en este campo creativo nadie como los ingleses. Beverly Nichols es todo un clásico, con obras muy apreciadas. Marion Cran, en cambio, es menos conocida, pero no menos entrañable. Hace poco encontré un libro suyo en una librería de lance de Barcelona y lo compré. El libro se titula The Garden of Ignorance (1917) y recoge su experiencia (o falta de ella) al diseñar el primer jardín de su casa.
El libro consta de una serie de textos sobre diversos temas: los arriates, los esquemas de colores, el palomar… Habla de azaleas, peonías, rododendros, montbretias, narcisos, clemátides; de los cuidados que necesitan y dónde conviene plantarlas. A las rosas les reserva un capítulo entero y no escatima consejos sobre linajes y parentescos. Gracias a ella me entero, por ejemplo, de que la variedad Commander Jules Graveraux es un cruce de la roja y perfumada Richmond y de Frau Karl Druschki, “the loveliest white of today”. En sus descripciones las rosas son como los aristócratas en las novelas de Proust: elegantes y conscientes de su alcurnia.
Pero no solo hay plantas y flores en el jardín de la señora Cran. “Pienso que pájaros y otros animales son parte de un libro de jardines”, asegura. En consecuencia, dedica unas emotivas páginas a sus gatos Zillah y Tatty-Bogle y a su fiel perro pastor Bouncer. Los vemos brincar y correr y tomar, perezosos, el sol. En el jardín de Mrs. Cran hay mucha vida.
Con este libro la autora abre al lector las puertas de su jardín particular, se lo muestra con todo el amor y dedicación de la que es capaz, y le invita a disfrutar de sus encantos. Y yo, muchos años después, he entrado en él y me he visto recompensado, por lo que, humildemente, le doy las gracias.

Comentarios

  1. Gracias por la dedicatoria. Había oído hablar de ella, pero no he leído nada (¡imperdonable!). Me servirá de estímulo para hacerlo: ¡hay tanto escrito sobre el jardín que una vida no parece suficiente!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hay un personaje curioso relacionado con los jardines. Se trata del poeta irlandés Geoffrey Phibbs, de quien no he leído nada pero que imagino (se me acaba de ocurrir) que debe ser fácil de encontrar en internet. Este Phibbs fue amante de Laura Riding y formó parte de su "círculo mágico" juntamente con Robert Graves y su mujer. Por supuesto, dada la delirante personalidad de Laura, acabaron de muy mala manera. Lo cuenta Rosa Montero con mucha gracia en su libro "Historias de mujeres". Pues bien, tras abandonar a Laura, Phibs se fue a vivir con Nancy, la mujer de Graves, y acabó convirtiéndose en una autoridad en jardines victorianos. Supongo que necesitaba paz interior.
    Saludos.
    JLP

    ResponderEliminar
  3. No sabía que Geoffrey Phibbs se hubiese dedicado a la jardinería. Solo me sonaba en relación con el episodio vodevilesco Riding-Graves, de tintes tragicómicos, que leí en una biografía de Graves, y al que tu refieres. En efecto, el ménage Riding-Graves-Nancy se convirtió en una menagerie cuando Laura invitó a su amante Phibbs a unirse al trío. Este se cansó pronto y volvió con su mujer, a la que había dejado porque ella había tenido un affair con el novelista David Garnett. Tras una breve reconciliación rompieron de nuevo y Phibbs regresó a Deyà, pero para decirle a Laura que ya no la quería. Desesperada, Laura se arrojó por la ventana de un cuarto piso. Graves bajó corriendo las escaleras, pero pensando que su musa ya estaría muerta, se paró en el tercer piso y saltó por la ventana. Sorprendentemente, ambos sobrevivieron. Poco después, Phibbs se fue con Nancy...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bien contado. Pero la cosa se complica porque Geoffrey Phibbs firmaba también como Geoffrey Taylor y resulta que el experto en jardinería victoriana es un tal Peter Geoffrey Taylor. Esto es lo que he encontrado en internet. Así que aún no sabemos si Geoffrey Phibbs se curó de sus menageries con los jardines o es un homónimo y Rosa Montero se lió.
    En fin, son los vasos comunicantes de la vida y la literatura.
    Saludos.
    JLP

    ResponderEliminar
  5. Phibbs se llamá a si mismo Geoffrey Taylor pero el tal Peter Geoffrey Taylor es un botánico nacido en otra fecha. Mi datos se acaban ahí. Una búsqueda rápida en mis libros de jardines ingleses, no pocos, no arroja ningún resultado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. se me ocurre un título para todo este enredo: Perdidos en los jardines de Venus.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…