Ir al contenido principal

Marion Cran

(A FPC, de “Jardines Secretos”)

No tengo jardín, ni entiendo de jardines, pero me gusta de vez en cuando leer literatura sobre jardines. No me refiero a manuales o tratados de jardinería, sino a ensayos o artículos literarios sobre ellos. Y en este campo creativo nadie como los ingleses. Beverly Nichols es todo un clásico, con obras muy apreciadas. Marion Cran, en cambio, es menos conocida, pero no menos entrañable. Hace poco encontré un libro suyo en una librería de lance de Barcelona y lo compré. El libro se titula The Garden of Ignorance (1917) y recoge su experiencia (o falta de ella) al diseñar el primer jardín de su casa.
El libro consta de una serie de textos sobre diversos temas: los arriates, los esquemas de colores, el palomar… Habla de azaleas, peonías, rododendros, montbretias, narcisos, clemátides; de los cuidados que necesitan y dónde conviene plantarlas. A las rosas les reserva un capítulo entero y no escatima consejos sobre linajes y parentescos. Gracias a ella me entero, por ejemplo, de que la variedad Commander Jules Graveraux es un cruce de la roja y perfumada Richmond y de Frau Karl Druschki, “the loveliest white of today”. En sus descripciones las rosas son como los aristócratas en las novelas de Proust: elegantes y conscientes de su alcurnia.
Pero no solo hay plantas y flores en el jardín de la señora Cran. “Pienso que pájaros y otros animales son parte de un libro de jardines”, asegura. En consecuencia, dedica unas emotivas páginas a sus gatos Zillah y Tatty-Bogle y a su fiel perro pastor Bouncer. Los vemos brincar y correr y tomar, perezosos, el sol. En el jardín de Mrs. Cran hay mucha vida.
Con este libro la autora abre al lector las puertas de su jardín particular, se lo muestra con todo el amor y dedicación de la que es capaz, y le invita a disfrutar de sus encantos. Y yo, muchos años después, he entrado en él y me he visto recompensado, por lo que, humildemente, le doy las gracias.

Comentarios

  1. Gracias por la dedicatoria. Había oído hablar de ella, pero no he leído nada (¡imperdonable!). Me servirá de estímulo para hacerlo: ¡hay tanto escrito sobre el jardín que una vida no parece suficiente!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hay un personaje curioso relacionado con los jardines. Se trata del poeta irlandés Geoffrey Phibbs, de quien no he leído nada pero que imagino (se me acaba de ocurrir) que debe ser fácil de encontrar en internet. Este Phibbs fue amante de Laura Riding y formó parte de su "círculo mágico" juntamente con Robert Graves y su mujer. Por supuesto, dada la delirante personalidad de Laura, acabaron de muy mala manera. Lo cuenta Rosa Montero con mucha gracia en su libro "Historias de mujeres". Pues bien, tras abandonar a Laura, Phibs se fue a vivir con Nancy, la mujer de Graves, y acabó convirtiéndose en una autoridad en jardines victorianos. Supongo que necesitaba paz interior.
    Saludos.
    JLP

    ResponderEliminar
  3. No sabía que Geoffrey Phibbs se hubiese dedicado a la jardinería. Solo me sonaba en relación con el episodio vodevilesco Riding-Graves, de tintes tragicómicos, que leí en una biografía de Graves, y al que tu refieres. En efecto, el ménage Riding-Graves-Nancy se convirtió en una menagerie cuando Laura invitó a su amante Phibbs a unirse al trío. Este se cansó pronto y volvió con su mujer, a la que había dejado porque ella había tenido un affair con el novelista David Garnett. Tras una breve reconciliación rompieron de nuevo y Phibbs regresó a Deyà, pero para decirle a Laura que ya no la quería. Desesperada, Laura se arrojó por la ventana de un cuarto piso. Graves bajó corriendo las escaleras, pero pensando que su musa ya estaría muerta, se paró en el tercer piso y saltó por la ventana. Sorprendentemente, ambos sobrevivieron. Poco después, Phibbs se fue con Nancy...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bien contado. Pero la cosa se complica porque Geoffrey Phibbs firmaba también como Geoffrey Taylor y resulta que el experto en jardinería victoriana es un tal Peter Geoffrey Taylor. Esto es lo que he encontrado en internet. Así que aún no sabemos si Geoffrey Phibbs se curó de sus menageries con los jardines o es un homónimo y Rosa Montero se lió.
    En fin, son los vasos comunicantes de la vida y la literatura.
    Saludos.
    JLP

    ResponderEliminar
  5. Phibbs se llamá a si mismo Geoffrey Taylor pero el tal Peter Geoffrey Taylor es un botánico nacido en otra fecha. Mi datos se acaban ahí. Una búsqueda rápida en mis libros de jardines ingleses, no pocos, no arroja ningún resultado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. se me ocurre un título para todo este enredo: Perdidos en los jardines de Venus.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …