Ir al contenido principal

Foster Wallace

Leo en el periódico La Nueva España el siguiente titular: DAVID FOSTER WALLACE, ADIÓS AL LÍDER DE LOS ESCRITORES MALDITOS. ¿Foster "líder de los escritores malditos"? ¿Foster un "maldito"? ¿Quién redacta esta textos de agencia? Pase que fuera un escritor transgresor, políticamente incorrecto, provocador; pero, ¿maldito?
Aparentemente lo tenía todo: fama, éxito, prestigio, dinero. Sus alumnos de creative writing le adoraban, su familia le quería. Y pese a todo... decide quitarse la vida. La naturaleza humana es extraña y complicada. Lo único seguro es que ya no escribirá más; y que a partir de ahora cada vez que lo lea será difícil que me quite de la mente la tétrica imagen de su autor ahorcado. Una faena.
Descanse en paz.

Comentarios

  1. Habría que redefinir el concepto de malditismo, que hemos heredado directamente del siglo XIX sin más matices. Igual que los conceptos de romanticismo, clase obrera, etc. Coño, en siglo y medio no pueden significar lo mismo.
    No voy a decir nada de David Foster Wallace, pero cada vez que veo a un escritor de nuestro ámbito autodefinirse como maldito, marginal, etc., me echo a temblar: siempre sé que tengo delante a un imbécil, a un trepa y a un hipócrita de tomo y lomo. Pero así son las cosas.
    Un abrazo.
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Hombre, "escritor maldito" es el que lleva una maldición a cuestas: ¿y cuál mayor para un escritor que no ser leído, apreciado, publicado? Así que me parece que sigue significando lo mismo y estoy con JO: lo tenía todo, de maldito nada. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Aun admitiendo que el concepto de "maldito" en literatura pueda haber cambiado con el tiempo, lo que yo quería hacer notar es con qué facilidad y frivolidad se cuelgan etiquetas, cuando menos dudosas, a los escritores, estén vivos o acaben de morir.
    Un abrazo, amigos.

    ResponderEliminar
  4. Con tanto escritor maldito suelto el infierno es una playa de veraneo.
    SALUDOS. EXCELENTE BLOG.

    ResponderEliminar
  5. FPC: Esa es una de las imágenes que hay que revisar: el autor que no es leído, apreciado o publicado es un maldito. ¿Cuántos malos escritores no son leídos, apreciados ni publicados, con toda razón? ¿Les convierte eso en malditos?
    Y por otro lado: Parece haber un gran consenso en señalar a Leopoldo María Panero (por citar el primer ejemplo que se me ocurre) como un autor maldito, a pesar de que publica en buenas editoriales y es muy leído. Entonces ¿qué es el malditismo? Yo diría que, en cierta forma, Truman Capote era un maldito, a pesar de su dinero, su fama y sus amistades de la alta sociedad.
    En fin, creo que el malditismo es un concepto anacrónico, tal como se usa, y debería ser suprimido o revisado o repensado. Mi opinión es que se trata de una etiqueta fácil para uso de periodistas y adolescentes mitómanos y que no tiene mucho sentido en el mundo real de la literatura.
    Saludos:
    JLP

    ResponderEliminar
  6. JLP: Creo que hay que hacer una importante matización que, quizá, sea la que, obviada, nos confunde.
    ¿A qué se refiere la etiqueta? Si es a cuestiones valorativas (leído, publicado) sobre hechos comprobables, entonces de acuerdo: puede darse el caso de Panero que tú mencionas. Pero si se refiere a cuestiones que son absolutamente subjetivas, como la de ser marginal o no encajar en determinadas normas, puede seguir significando lo que siempre significó: porque siempre habrá alguien que sitúe a un tercero en posición de marginación con respecto a algún asunto, lo que le autorizará a llamarlo "maldito". A mí me parece que, desde este último punto de vista, Wallace no lo era (para mí) porque era publicado, admirado, seguido, leído y valorado positivamente. Es claro que otros pueden pensar que, pese a ello, era maldito porque no era un autor de masas, o influyente en la literatura, o lo que sea.
    En lo que estoy contigo es en la cuestión de las etiquetas: no tienen mucho que ver con la literatura en sí y sí con el mercado que la alienta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Es curioso pero en inglés no hay un equivalente para el término "maldito", se suele en usar el francés, maudit. Creo que todo esto del malditismo es una creación romántica, que nace con Nerval y otros escritores bohemios, y se arrastras con más o menos acierto hasta el siglo XX. Lo mejor sería matizar el concepto o, mejor aún, dejarlo de usar. Sobran etiquetas.
    Saludos y gracias por vuestras aportaciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…