Ir al contenido principal

Foster Wallace

Leo en el periódico La Nueva España el siguiente titular: DAVID FOSTER WALLACE, ADIÓS AL LÍDER DE LOS ESCRITORES MALDITOS. ¿Foster "líder de los escritores malditos"? ¿Foster un "maldito"? ¿Quién redacta esta textos de agencia? Pase que fuera un escritor transgresor, políticamente incorrecto, provocador; pero, ¿maldito?
Aparentemente lo tenía todo: fama, éxito, prestigio, dinero. Sus alumnos de creative writing le adoraban, su familia le quería. Y pese a todo... decide quitarse la vida. La naturaleza humana es extraña y complicada. Lo único seguro es que ya no escribirá más; y que a partir de ahora cada vez que lo lea será difícil que me quite de la mente la tétrica imagen de su autor ahorcado. Una faena.
Descanse en paz.

Comentarios

  1. Habría que redefinir el concepto de malditismo, que hemos heredado directamente del siglo XIX sin más matices. Igual que los conceptos de romanticismo, clase obrera, etc. Coño, en siglo y medio no pueden significar lo mismo.
    No voy a decir nada de David Foster Wallace, pero cada vez que veo a un escritor de nuestro ámbito autodefinirse como maldito, marginal, etc., me echo a temblar: siempre sé que tengo delante a un imbécil, a un trepa y a un hipócrita de tomo y lomo. Pero así son las cosas.
    Un abrazo.
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Hombre, "escritor maldito" es el que lleva una maldición a cuestas: ¿y cuál mayor para un escritor que no ser leído, apreciado, publicado? Así que me parece que sigue significando lo mismo y estoy con JO: lo tenía todo, de maldito nada. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Aun admitiendo que el concepto de "maldito" en literatura pueda haber cambiado con el tiempo, lo que yo quería hacer notar es con qué facilidad y frivolidad se cuelgan etiquetas, cuando menos dudosas, a los escritores, estén vivos o acaben de morir.
    Un abrazo, amigos.

    ResponderEliminar
  4. Con tanto escritor maldito suelto el infierno es una playa de veraneo.
    SALUDOS. EXCELENTE BLOG.

    ResponderEliminar
  5. FPC: Esa es una de las imágenes que hay que revisar: el autor que no es leído, apreciado o publicado es un maldito. ¿Cuántos malos escritores no son leídos, apreciados ni publicados, con toda razón? ¿Les convierte eso en malditos?
    Y por otro lado: Parece haber un gran consenso en señalar a Leopoldo María Panero (por citar el primer ejemplo que se me ocurre) como un autor maldito, a pesar de que publica en buenas editoriales y es muy leído. Entonces ¿qué es el malditismo? Yo diría que, en cierta forma, Truman Capote era un maldito, a pesar de su dinero, su fama y sus amistades de la alta sociedad.
    En fin, creo que el malditismo es un concepto anacrónico, tal como se usa, y debería ser suprimido o revisado o repensado. Mi opinión es que se trata de una etiqueta fácil para uso de periodistas y adolescentes mitómanos y que no tiene mucho sentido en el mundo real de la literatura.
    Saludos:
    JLP

    ResponderEliminar
  6. JLP: Creo que hay que hacer una importante matización que, quizá, sea la que, obviada, nos confunde.
    ¿A qué se refiere la etiqueta? Si es a cuestiones valorativas (leído, publicado) sobre hechos comprobables, entonces de acuerdo: puede darse el caso de Panero que tú mencionas. Pero si se refiere a cuestiones que son absolutamente subjetivas, como la de ser marginal o no encajar en determinadas normas, puede seguir significando lo que siempre significó: porque siempre habrá alguien que sitúe a un tercero en posición de marginación con respecto a algún asunto, lo que le autorizará a llamarlo "maldito". A mí me parece que, desde este último punto de vista, Wallace no lo era (para mí) porque era publicado, admirado, seguido, leído y valorado positivamente. Es claro que otros pueden pensar que, pese a ello, era maldito porque no era un autor de masas, o influyente en la literatura, o lo que sea.
    En lo que estoy contigo es en la cuestión de las etiquetas: no tienen mucho que ver con la literatura en sí y sí con el mercado que la alienta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Es curioso pero en inglés no hay un equivalente para el término "maldito", se suele en usar el francés, maudit. Creo que todo esto del malditismo es una creación romántica, que nace con Nerval y otros escritores bohemios, y se arrastras con más o menos acierto hasta el siglo XX. Lo mejor sería matizar el concepto o, mejor aún, dejarlo de usar. Sobran etiquetas.
    Saludos y gracias por vuestras aportaciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…