Ir al contenido principal

Foster Wallace

Leo en el periódico La Nueva España el siguiente titular: DAVID FOSTER WALLACE, ADIÓS AL LÍDER DE LOS ESCRITORES MALDITOS. ¿Foster "líder de los escritores malditos"? ¿Foster un "maldito"? ¿Quién redacta esta textos de agencia? Pase que fuera un escritor transgresor, políticamente incorrecto, provocador; pero, ¿maldito?
Aparentemente lo tenía todo: fama, éxito, prestigio, dinero. Sus alumnos de creative writing le adoraban, su familia le quería. Y pese a todo... decide quitarse la vida. La naturaleza humana es extraña y complicada. Lo único seguro es que ya no escribirá más; y que a partir de ahora cada vez que lo lea será difícil que me quite de la mente la tétrica imagen de su autor ahorcado. Una faena.
Descanse en paz.

Comentarios

  1. Habría que redefinir el concepto de malditismo, que hemos heredado directamente del siglo XIX sin más matices. Igual que los conceptos de romanticismo, clase obrera, etc. Coño, en siglo y medio no pueden significar lo mismo.
    No voy a decir nada de David Foster Wallace, pero cada vez que veo a un escritor de nuestro ámbito autodefinirse como maldito, marginal, etc., me echo a temblar: siempre sé que tengo delante a un imbécil, a un trepa y a un hipócrita de tomo y lomo. Pero así son las cosas.
    Un abrazo.
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Hombre, "escritor maldito" es el que lleva una maldición a cuestas: ¿y cuál mayor para un escritor que no ser leído, apreciado, publicado? Así que me parece que sigue significando lo mismo y estoy con JO: lo tenía todo, de maldito nada. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Aun admitiendo que el concepto de "maldito" en literatura pueda haber cambiado con el tiempo, lo que yo quería hacer notar es con qué facilidad y frivolidad se cuelgan etiquetas, cuando menos dudosas, a los escritores, estén vivos o acaben de morir.
    Un abrazo, amigos.

    ResponderEliminar
  4. Con tanto escritor maldito suelto el infierno es una playa de veraneo.
    SALUDOS. EXCELENTE BLOG.

    ResponderEliminar
  5. FPC: Esa es una de las imágenes que hay que revisar: el autor que no es leído, apreciado o publicado es un maldito. ¿Cuántos malos escritores no son leídos, apreciados ni publicados, con toda razón? ¿Les convierte eso en malditos?
    Y por otro lado: Parece haber un gran consenso en señalar a Leopoldo María Panero (por citar el primer ejemplo que se me ocurre) como un autor maldito, a pesar de que publica en buenas editoriales y es muy leído. Entonces ¿qué es el malditismo? Yo diría que, en cierta forma, Truman Capote era un maldito, a pesar de su dinero, su fama y sus amistades de la alta sociedad.
    En fin, creo que el malditismo es un concepto anacrónico, tal como se usa, y debería ser suprimido o revisado o repensado. Mi opinión es que se trata de una etiqueta fácil para uso de periodistas y adolescentes mitómanos y que no tiene mucho sentido en el mundo real de la literatura.
    Saludos:
    JLP

    ResponderEliminar
  6. JLP: Creo que hay que hacer una importante matización que, quizá, sea la que, obviada, nos confunde.
    ¿A qué se refiere la etiqueta? Si es a cuestiones valorativas (leído, publicado) sobre hechos comprobables, entonces de acuerdo: puede darse el caso de Panero que tú mencionas. Pero si se refiere a cuestiones que son absolutamente subjetivas, como la de ser marginal o no encajar en determinadas normas, puede seguir significando lo que siempre significó: porque siempre habrá alguien que sitúe a un tercero en posición de marginación con respecto a algún asunto, lo que le autorizará a llamarlo "maldito". A mí me parece que, desde este último punto de vista, Wallace no lo era (para mí) porque era publicado, admirado, seguido, leído y valorado positivamente. Es claro que otros pueden pensar que, pese a ello, era maldito porque no era un autor de masas, o influyente en la literatura, o lo que sea.
    En lo que estoy contigo es en la cuestión de las etiquetas: no tienen mucho que ver con la literatura en sí y sí con el mercado que la alienta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Es curioso pero en inglés no hay un equivalente para el término "maldito", se suele en usar el francés, maudit. Creo que todo esto del malditismo es una creación romántica, que nace con Nerval y otros escritores bohemios, y se arrastras con más o menos acierto hasta el siglo XX. Lo mejor sería matizar el concepto o, mejor aún, dejarlo de usar. Sobran etiquetas.
    Saludos y gracias por vuestras aportaciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Camarero, ¿el ticket verde, por favor?

Sortear cosas es una de las formas de publicidad más antiguas. Pasan los años, cambia la sociedad, pero siguen las rifas. A mediados de los años cincuenta la Casa Caballero, dedicada a la fabricación de bebidas alcohólicas, entre ellas el popular DECANO ("Caballero... ¡qué coñac!"), ofreció siete grandes sorteos trimestrales en los que se se premiaron a los ganadores con 21 coches Renault, 21 Vespas y 105 carteras con dinero. Para dar publicidad a los sorteos se pusieron anuncios en periódicos y revistas y se enviaron tarjetas postales a domicilio. Y este era el reverso de una de estas postales en la que se indicaban las condiciones para participar en el sorteo. Nada de particular, solo que... ¿Qué clase de brebaje sería el "Licor ÑAÑAMBRUK" ¿Alguien lo recuerda? Más aún, ¿alguien lo llegó a probar?     

La duquesa, el francés y el orangután

En 1798 el rey Carlos IV decide nombrar a Pedro Alcántara Téllez-Girón, IX duque de Osuna,  embajador de España en Austria. Tras meses de preparativos, el duque parte de Madrid el 26 de enero de 1799 con su esposa, María Josefa Alonso Pimentel, XII condesa-duquesa de Benavente, y su numeroso séquito. El paso por Francia resulta azaroso, cuando no arriesgado, debido a la situación anárquica que vive el país vecino en aquellos días. En París se hospedan en el palacio de los duques del Infantado, en la calle de Florentin. Allí residirán casi un año, a la espera de poder proseguir el viaje hasta Viena. Pero ante las complicaciones de su misión y la cada vez más escasas posibilidades de llegar a su destino, el duque pide regresar a España. Tras recorrer los mismos malos caminos y malas posadas que en la ida, llegan a Madrid el 7 de enero de 1800. Entre las numerosas personas que los duques de Osuna tuvieron la oportunidad de tratar en aquel París bullicioso y abigarrado del Directori