Ir al contenido principal

Redacción

En Lost Lectures, or The Fruits of Experience (1932) -“charlas la mayoría dirigidas a públicos imaginarios”- Maurice Baring recuerda los años juveniles en Londres en los que asistía a una crammer de Garrick Street, establecimiento especializado en preparar a jóvenes que querían examinarse para entrar en el Foreign Office o el Servicio Diplomático. Entre los profesores de la academia estaba Monsieur Esclangon, que enseñaba francés. “Era como un personaje de las novelas de Anatole France: suave como un ratón, sensible como un micrófono y agudo como una aguja. Dejaba a parte los términos técnicos y se concentraba en el estilo y la elegancia…” Uno de los ejercicios que tuvo que realizar el entonces aspirante a diplomático Mr. Baring fue una redacción acerca de una cita sacada, según el profesor Esclangon, de un libro. Qué libro era nunca llegó a saberlo el examinando, pero la cita era la siguiente: “Aimez-vous les uns les autres: c’est beaucoup dire. Supportez-vous les uns les autres: c’est déjà assez difficile”. En su "charla" nada nos dice el autor de Daphne Adeane sobre cómo le fue la redacción, pero a juzgar por su innato esprit y facilidad para los idiomas seguro que pasaría con nota.

Comentarios

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…