Ir al contenido principal

Misterio y maneras

En el último número de la revista El súmmum –gracias, Miguel Barrero, por el envío- podemos encontrar una excelente entrevista de Jaime Priede a Ricardo Menéndez Salmón. Preguntado por sus autores de relatos preferidos, el autor de La ofensa menciona, entre otros, a Flannery O’Connor, “narradora extraordinaria cuyo descubrimiento supuso para mí un hito…” He de decir que comparto la admiración por la escritora sureña, autora de maravillosos relatos cortos, como esta pequeña obra maestra que es “Una buena persona es difícil de encontrar”, en el que un fugado de la prisión personifica el mal, un tema recurrente también en el escritor asturiano.
En uno de los ensayos incluido en el libro Mystery and Manners (1969) (hay traducción española, Ediciones Encuentro, 2007), Flannery O'Connor dice: “La narrativa resulta de dos cualidades. Una es el sentido del misterio; la otra, el sentido de las maneras, las maneras se obtienen de la textura de la existencia que nos rodea.” Y en otra parte dice: “El cometido de todo escritor es empujar su talento hasta sus límites más extremos, pero entendiendo por esto los límites más extremos propios del talento que posee.”
He pensado en todo esto después de leer Derrumbe, la última novela de Menéndez Salmón que supone, a mí entender, un nuevo y valiente paso adelante en su trayectoria literaria.

Comentarios

  1. Anónimo4/6/08 0:46

    Maravillosa Flannery O'Connor. Creo que hay dos grandes nombres en la literatura sureña norteamericana: ella y Carson McCullers (con independencia de las que no conozco, que serán muchas). No puedo citar títulos de cuentos porque no los tengo a mano pero ¿qué tal el del muchacho negro que visita por primera vez la ciudad con su abuelo? Una maravilla de principio a fin, estremecedor. ¿Y el de la muchacha fea y arisca con una pierna artificial que recibe la visita del vendedor de biblias? Me quitaría el sombrero si lo usara.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4/6/08 14:22

    Jorge, amigo, gracias por reunir en un mismo post a la extraordinaria O'Connor y a este aprendiz de escritor. En efecto, al conversar con Priede no exageraba al valorar lo que los relatos de Flannery (y también su única novela, "Sangre sabia") supusieron para mí, de reconocimiento temático por un lado, y de estímulo creador por otro. Siempre me he preguntado dónde hubiera llegado el genio de esta escritora si el lupus no nos la hubiera arrebatado a los 39 años. De todos los relatos de O'Connor, si tuviera que escoger uno, citaría "Los lisiados serán los primeros", en mi humilde opinión el relato más impresionante de la literatura norteamericana hasta donde yo conozco, un texto a la altura de "Todos los pilotos muertos", de Faulkner, o de "Una boda en Brownsville" de Bashevis Singer. También comparto la apreciación de Piquero respecto a McCullers, otra mujer muerta demasiado pronto. Ya sabemos, en cualquier caso, que los dioses se llevan pronto a sus favoritos.

    Un abrazo para ambos,
    Ricardo

    ResponderEliminar
  3. En efecto, son tantos tan buenos los relatos de Flannery O'Connor. Apunto algunos otros, entre mis preferidos: "El negro artificial", "El río","Todo lo que asciende tiende a converger"...
    Me pregunto qué tendrá el Sur estadounidense para haber dado tan estupendas narradoras en el siglo pasado. Además de las nombradas, pienso en Katherine Anne Porter, Eudora Welty, Caroline Gordon, Harper Lee, Shirley Ann Grau...
    Un abrazo a los dos, José Luis y Ricardo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…