Ir al contenido principal

Misterio y maneras

En el último número de la revista El súmmum –gracias, Miguel Barrero, por el envío- podemos encontrar una excelente entrevista de Jaime Priede a Ricardo Menéndez Salmón. Preguntado por sus autores de relatos preferidos, el autor de La ofensa menciona, entre otros, a Flannery O’Connor, “narradora extraordinaria cuyo descubrimiento supuso para mí un hito…” He de decir que comparto la admiración por la escritora sureña, autora de maravillosos relatos cortos, como esta pequeña obra maestra que es “Una buena persona es difícil de encontrar”, en el que un fugado de la prisión personifica el mal, un tema recurrente también en el escritor asturiano.
En uno de los ensayos incluido en el libro Mystery and Manners (1969) (hay traducción española, Ediciones Encuentro, 2007), Flannery O'Connor dice: “La narrativa resulta de dos cualidades. Una es el sentido del misterio; la otra, el sentido de las maneras, las maneras se obtienen de la textura de la existencia que nos rodea.” Y en otra parte dice: “El cometido de todo escritor es empujar su talento hasta sus límites más extremos, pero entendiendo por esto los límites más extremos propios del talento que posee.”
He pensado en todo esto después de leer Derrumbe, la última novela de Menéndez Salmón que supone, a mí entender, un nuevo y valiente paso adelante en su trayectoria literaria.

Comentarios

  1. Anónimo4/6/08 0:46

    Maravillosa Flannery O'Connor. Creo que hay dos grandes nombres en la literatura sureña norteamericana: ella y Carson McCullers (con independencia de las que no conozco, que serán muchas). No puedo citar títulos de cuentos porque no los tengo a mano pero ¿qué tal el del muchacho negro que visita por primera vez la ciudad con su abuelo? Una maravilla de principio a fin, estremecedor. ¿Y el de la muchacha fea y arisca con una pierna artificial que recibe la visita del vendedor de biblias? Me quitaría el sombrero si lo usara.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4/6/08 14:22

    Jorge, amigo, gracias por reunir en un mismo post a la extraordinaria O'Connor y a este aprendiz de escritor. En efecto, al conversar con Priede no exageraba al valorar lo que los relatos de Flannery (y también su única novela, "Sangre sabia") supusieron para mí, de reconocimiento temático por un lado, y de estímulo creador por otro. Siempre me he preguntado dónde hubiera llegado el genio de esta escritora si el lupus no nos la hubiera arrebatado a los 39 años. De todos los relatos de O'Connor, si tuviera que escoger uno, citaría "Los lisiados serán los primeros", en mi humilde opinión el relato más impresionante de la literatura norteamericana hasta donde yo conozco, un texto a la altura de "Todos los pilotos muertos", de Faulkner, o de "Una boda en Brownsville" de Bashevis Singer. También comparto la apreciación de Piquero respecto a McCullers, otra mujer muerta demasiado pronto. Ya sabemos, en cualquier caso, que los dioses se llevan pronto a sus favoritos.

    Un abrazo para ambos,
    Ricardo

    ResponderEliminar
  3. En efecto, son tantos tan buenos los relatos de Flannery O'Connor. Apunto algunos otros, entre mis preferidos: "El negro artificial", "El río","Todo lo que asciende tiende a converger"...
    Me pregunto qué tendrá el Sur estadounidense para haber dado tan estupendas narradoras en el siglo pasado. Además de las nombradas, pienso en Katherine Anne Porter, Eudora Welty, Caroline Gordon, Harper Lee, Shirley Ann Grau...
    Un abrazo a los dos, José Luis y Ricardo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.