Ir al contenido principal

Dino Risi

Cuando se estrenó La escapada (Il sorpasso, 1962), dirigida por el recientemente fallecido Dino Risi, me gustó tanto que a la semana siguiente volví a verla. Luego, cuando la repusieron en los cines, a principios de los setenta, la fui a ver otra vez. Las correrías en coche -un Lancia Aurelia descapotable-, en pleno ferragosto, del apocado estudiante Roberto (Jean-Louis Trintignant) y el simpático caradura Bruno Cortona (Vittorio Gassman), con las canciones de Peppino di Capri y Edoardo Vianello como fondo musical, tenían un encanto especial. Los diálogos, de Ettore Escola y Ruggero Maccari, sin desperdicio. Además, también salía Catherine Spaak, de la que era fácil enamorarse.
Ahora, después de muchos años, he vuelto a ver La escapada en DVD y he disfrutado y me ha divertido y dejado pensativo, en una mezcla de agridulce recuerdo. Aquellos eran los tiempos del guateque y del twist, y yo era muy joven e ingenuo entonces.
En un momento de la película, Roberto, después de visitar la casa del pueblo donde solía pasar los veranos, dice: "Todo el mundo tiene un recuerdo equivocado de la infancia. ¿Sabes por qué decimos siempre que aquélla es la edad más feliz? Porque en realidad no la recordamos tal como fue."
Será esto.
Como cantaba Edoardo Vianello:
Guarda come dondolo,
guarda come dondolo,
con el twist...

Comentarios

  1. ¿NO TE AVERGÜENZA LO QUE ESCRIBES, LAS PORQUERÍAS QUE PUBLICAS Y DEMÁS COCHINADAS (PARAFRASEANDO A ARTAUD) QUE INSERTAS EN EL BLOG? ¿DE VERDAD TE CONGRATULA QUE TUS AMIGUITOS ESTÚPIDOS FESTEJEN TUS PENDEJAS LÍNEAS? ¿DE QUÉ SIRVE QUE HAGAS LO MISMO CON SUS ESCRITOS? AH! CUÁNTA IMBECILIDAD! TAMBIÉN TÚ. MIERDA Y PODREDUMBRE.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y a este que le ha dado? Menudo mentecato.

    ResponderEliminar
  3. Aarón, criatura, la pastilla...

    ResponderEliminar
  4. Para empezar el día, no esta mal...

    ResponderEliminar
  5. En mayúsculas, por lo que supongo desea que la transcripción oral se haga elevando el tono.
    Con referencias cultas -más bien pedantillas-. Esa mención de Artaud es como para avisar de que nadie se llame a engaños, de que estamos ante un tipo culto. Cultura maldita (o maldita la cultura).
    Lo del calificativo "pendejas" igual le viene por asistir con demasiada atención a las conferencias de la Semana Negra o del Salón Iberoamericano.
    Y a lo de "También tú" le falta evidentemente un Bruto (al bruto).
    Bueno, nada, yo también he recibido la visita del asnillo. Su infancia -ya enlazando con el post- ha debido de ser definitivamente traumática.
    Un abrazo solidario
    -y congratudándole de sus pendejadas-.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV