Ir al contenido principal

Dino Risi

Cuando se estrenó La escapada (Il sorpasso, 1962), dirigida por el recientemente fallecido Dino Risi, me gustó tanto que a la semana siguiente volví a verla. Luego, cuando la repusieron en los cines, a principios de los setenta, la fui a ver otra vez. Las correrías en coche -un Lancia Aurelia descapotable-, en pleno ferragosto, del apocado estudiante Roberto (Jean-Louis Trintignant) y el simpático caradura Bruno Cortona (Vittorio Gassman), con las canciones de Peppino di Capri y Edoardo Vianello como fondo musical, tenían un encanto especial. Los diálogos, de Ettore Escola y Ruggero Maccari, sin desperdicio. Además, también salía Catherine Spaak, de la que era fácil enamorarse.
Ahora, después de muchos años, he vuelto a ver La escapada en DVD y he disfrutado y me ha divertido y dejado pensativo, en una mezcla de agridulce recuerdo. Aquellos eran los tiempos del guateque y del twist, y yo era muy joven e ingenuo entonces.
En un momento de la película, Roberto, después de visitar la casa del pueblo donde solía pasar los veranos, dice: "Todo el mundo tiene un recuerdo equivocado de la infancia. ¿Sabes por qué decimos siempre que aquélla es la edad más feliz? Porque en realidad no la recordamos tal como fue."
Será esto.
Como cantaba Edoardo Vianello:
Guarda come dondolo,
guarda come dondolo,
con el twist...

Comentarios

  1. ¿NO TE AVERGÜENZA LO QUE ESCRIBES, LAS PORQUERÍAS QUE PUBLICAS Y DEMÁS COCHINADAS (PARAFRASEANDO A ARTAUD) QUE INSERTAS EN EL BLOG? ¿DE VERDAD TE CONGRATULA QUE TUS AMIGUITOS ESTÚPIDOS FESTEJEN TUS PENDEJAS LÍNEAS? ¿DE QUÉ SIRVE QUE HAGAS LO MISMO CON SUS ESCRITOS? AH! CUÁNTA IMBECILIDAD! TAMBIÉN TÚ. MIERDA Y PODREDUMBRE.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y a este que le ha dado? Menudo mentecato.

    ResponderEliminar
  3. Aarón, criatura, la pastilla...

    ResponderEliminar
  4. Para empezar el día, no esta mal...

    ResponderEliminar
  5. En mayúsculas, por lo que supongo desea que la transcripción oral se haga elevando el tono.
    Con referencias cultas -más bien pedantillas-. Esa mención de Artaud es como para avisar de que nadie se llame a engaños, de que estamos ante un tipo culto. Cultura maldita (o maldita la cultura).
    Lo del calificativo "pendejas" igual le viene por asistir con demasiada atención a las conferencias de la Semana Negra o del Salón Iberoamericano.
    Y a lo de "También tú" le falta evidentemente un Bruto (al bruto).
    Bueno, nada, yo también he recibido la visita del asnillo. Su infancia -ya enlazando con el post- ha debido de ser definitivamente traumática.
    Un abrazo solidario
    -y congratudándole de sus pendejadas-.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…