Ir al contenido principal

De Dickens a Dostoievski

Empezó la Eurocopa de Fútbol. Como suele decir mi amigo y colega Juan Luis Martínez Álvarez en estas ocasiones, España va de Dickens a Dostoievski; o sea, de "Grandes esperanzas" a "Humillados y ofendidos". Esperemos que esta vez pasen antes por Kafka ("La metamorfosis"), aunque me temo que al final acabemos como siempre, en Laforet ("Nada").

Comentarios

  1. Puede usted hasta convertir el post -ya magnífico, por cierto- en una nueva conradiana: el grito unánime ante el espectáculo que ofrecerá muy probablemente la selección no será otro que aquel de Kurtz: ¡Horror, horror!.
    Saludo cordial.

    ResponderEliminar
  2. Si salen derrotados, como acostumbran, será cosa de Fante: "Pregúntale al polvo". Claro que, sea como sea, con tanta declaración público sobre si sí o si no, pasaremos por Böll: "Opiniones de un payaso". Para mí que lo mejor es escurrir el bulto y ver cómo se someten a Borges: "Historia universal de la infamia". O sea, lo de siempre. Gracias por verlo con humor para aquellos a los que no nos gusta el fútbol. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a vosotros por vuestras aportaciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…