Ir al contenido principal

Casiano de Prado

En diciembre de 1835 el ingeniero de minas Casiano de Prado y Vallo (1797-1866) fue nombrado inspector del distrito de Aragón y Cataluña, fijando su destino en Tarragona. Durante su estancia, que duraría casi cinco años, Prado colaboró en periódicos locales y revistas, dando rienda suelta a sus inquietudes literarias. Antes, había dado a la luz un opúsculo, Vindicación de la Geología, en el que hace un ferviente alegato de los estudios geológicos, exhibiendo una nada desdeñable vena retórica de corte clásico, con pasajes como: “Pero nada es más cierto: esas deliciosas campiñas, esos valles amenos y apacibles, en que tal vez Teócrito, Gesner, Garcilaso vagaban en dulce olvido entregados a todas las ilusiones de felicidad, allá algún día fueron teatro de devastación, de espanto y de ruina…” Prado había hecho sus pinitos en poesía mientras estudiaba en Madrid y frecuentaba tertulias literarias. Uno de sus artículos, publicado en el madrileño Observatorio Pintoresco, se titula “Baco en Tarragona”. La prosa no sobrepasa el nivel medio de la mayoría de autores de esta época, pero exhibe todas las características escenográficas propias del romanticismo de moda: ruinas, crepúsculos, apariciones…
Casiano de Prado fue uno de los geólogos españoles más relevantes del siglo XIX. Liberal de primera hora, en su juventud fue preso en Santiago de Compostela por la Inquisición. Allí, en los calabozos del Santo Oficio, Prado alivió sus amargas horas recitando en voz alta las odas de Quintana, las letrillas de Meléndez o las arias de Metastasio. Siempre se interesó por el lenguaje. La obra cumbre de Casiano Prado, Descripción física y geológica de la provincia de Madrid (1864), es un modelo de monografía geológica y de prosa científica. No es de extrañar que, años más tarde, Rafael Sánchez Ferlosio iniciara su novela El Jarama (1956) con la sobria y precisa descripción que hace Prado del curso de este río, muy acorde con el objetivismo practicado por el novelista.

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.