Ir al contenido principal

Bob Anderson

La prensa trajo hace unos días el fallecimiento del actor Bob Anderson. El nombre no decía mucho, porque no era un estrella ni nunca lo fue. Se le recordará, sin embargo, por su pequeño papel en ¡Qué bello es vivir! (It's a Wonderful Life, 1946) de Frank Capra. En esta película hacía de George Bailey niño. De mayor el personaje lo hacía el protagonista, James Stewart.
El azar ha querido que días antes de conocer la noticia viese en televisión otra película, Ruthless (1948) de Edgar G. Ulmer. En ella aparecía Bob Anderson haciendo también el papel del protagonista, Horace Vendig (de adulto Zachary Scott), cuando era niño. En una escena de la película el padre de Horace, interpretado por Raymond Burr, le aconseja a su hijo en la ficción: "Nunca dejes escapar una oportunidad". No sé si Bob Anderson, en la vida real, supo aprovechar las oportunidades. En el cine, tras un comienzo prometedor como actor infantil, la carrera de Bob Anderson no despegó y debió de conformarse con papeles secundarios. Viendo, sin embargo, cómo acabó de mayor Horace Vendig casi mejor que algunas oportunidades pasen de largo.

Comentarios

  1. Recuerdo muy bien a Bob Anderson. La escena en que se percataba de que el farmacéutico se había equivocado con las medicinas era emocionante.
    De todos modos, por lo que yo he leído estos días, no tuvo una mala vida. Es cierto que no acabó de triunfar como actor pero siguió en el mundo del cine (en trabajos de producción) y, en fin, se ha muerto muy mayor. No parecía una vida fracasada.
    Me gustaría saber qué ocurrió con Bjorn Andersen (quizá me he acordado de él por la coincidencia del apellido), el Tadzio de "Muerte en Venecia". Creo que este sí que acabó realmente mal pero no sé nada concreto. Aunque hay niños prodigio que han triunfado (Liz Taylor, sin ir más lejos), tal vez lo mejor que le pasó a Bob Anderson fue no seguir siendo actor.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. No debe ser nada fácil pasar de actor infantil a actor adulto, sobre todo si las actuaciones de niño vienen precedidas de la fama. Seguro que hace falta algo más que talento. Hablando de actores infantiles, mi favorito sigue siendo Brandon de Wilde, el de "Raíces profundas". La expresión de desolación, al final de la película, cuando Alan Ladd se aleja a caballo de la casa, y De Wilde se queda solo gritando ¡Shane! ¡Shane! es difícil de olvidar. Hizo algunas películas más, pero murió con apenas treinta años. Una pena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…

Portentosas lluvias

Según reza el subtítulo de Mil y una curiosidades (Barcelona, c. 1930) se trata de un "Archivo de cosas raras muy convenientes. Algo de todo. Noticias que no contiene ningún diccionario. Libro de utilidad y recreo. Agradable lectura para hombres y niños. Asuntos tratados sencillamente, sin alardes científicos ni pedantescos". Su autor, aunque no conste en la portada, fue el periodista y humorista aragonés Julio Víctor Tomey, autor, entre otras obras, de dos libritos cómicos: Cuadernicos baturros y Prosica baturra.
El volumen II de Mil y una curiosidades -que me facilitó mi amigo Josep Mª Sans- contiene un batiburrillo de noticias curiosas sobre diversos temas, desde el velocípedo al paragranizo pasando por el modo de ordeñar las vacas por medio de la electricidad. Incluye también referencias a algunos libros antiguos y raros, como Prodigiorum ac ostentorum chronicon, infolio publicado en Basilea en 1557, por "el sabio profesor de Heidelberg Teobaldo Wolffhar, que escri…