Ir al contenido principal

Houghton

Cuenta Henry Miller en Los libros de mi vida que, estando en Francia, conoció a dos personas que le hablaron muy elogiosamente de un escritor inglés llamado Claude Houghton. Puede que a muchos lectores actuales el nombre de Houghton no les diga absolutamente nada. No es de extrañar si tenemos en cuenta que sus obras solo se encuentran hoy en día en las librerías de lance. Sin embargo, Houghton fue a finales de los años treinta un novelista apreciado por la crítica y favorecido por el público. En España sus obras llegaron en los años cuarenta y fueron un éxito. Un crítico de la época, Darío Fernández Flórez, poco dado al incienso, vio en él “la llama del mejor genio novelístico inglés”. Soy Jonathan Scrivener se titula una de las primera novelas que le dieron fama. A esta seguirían otras: Julian Grant pierde el camino, El caos ha vuelto, El espesor de un cabello
Hudson renace
-cuya traducción castellana, de Juan G. de Luaces, data de 1945- es una de sus mejores obras. Henry Miller dijo que parecía haber sido escrita especialmente para él, dada la correspondencia de algunos de sus pasajes con determinados episodios de la vida del autor de Trópico de Cáncer. En esta novela, el protagonista, Stephen Hudson, se restablece en un sanatorio londinense de un disparo recibido en extrañas circunstancias, en casa de una actriz amiga suya. Desde las fronteras de la muerte Hudson se reincorpora lentamente al dominio de los vivos, a la par que reconstruye mentalmente su vida –y el motivo del dramático suceso que casi acaba con ella-, a partir de sus recuerdos dispersos. La infancia será la etapa que se apoderará primero, y con más fuerza, de la precaria memoria de Hudson. En los años infantiles es donde el protagonista encontrará las causas de muchas de sus acciones posteriores. Como él mismo le confiesa a su amiga actriz en un momento dado de la novela: “Creo que hay personas que están siempre buscando la niñez, aunque no de se den cuenta de ello”. Tal vez fuera esta búsqueda la que persiguiera también Henry Miller. En cualquier caso, al final Hudson renace, pero Houghton todavía está a la espera.

Comentarios

  1. Me ha sido de gran utilidad su nota sobre Houghton, un autor olvidado, que fue lectura de Salvador Espriu. Encuentro tres novelas en su fichero, Soy Jonathan Scrivener, El espesor de un cabello y Hudson renace.Si Miller encontró semejanzas con su propia vida, a Espriu le sucedió algo muy, muy parecido. Todas las citas recogidas (el fichero se halla en internet, busc. Hudson renace, Espriu) compendian una etopeia del gran poeta catalán. El novelista me ha parecido extraordinario, me gustará leerlo para mi trabajo de investigación.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…