Ir al contenido principal

Tex-mex noir

Y sigue la mala racha de defunciones en el cine. Ahora, Charlton Heston. No era uno de mis actores favoritos, pero el solo hecho de protagonizar Sed de Mal (1958, Touch of Evil), de Orson Welles, merece mis respetos. En esta soberbia película Heston interpreta al inspector mexicano Vargas; un aparente miscasting que él, con su vigorosa actuación, logra hacer creíble.
Sed de mal está basada en la novela Badge of Evil (1956) de Whit Masterson, pseudónimo de dos autores que también firmaron como Wade Miller. En una de sus mejores novelas, Paso fatal (1948), hacen decir a un policía: "Una delgada línea separa al hombre de la bestia, y una vez te has decidido a cruzarla, y tienes un arma en la mano, es bastante fácil hacerlo. Si das ese paso, habrás regresado a la jungla". Tal parece que estuvieran pensando ya en el personaje del corrupto detective Hank Quinlan, encarnado por un imponente Welles que, al igual que su personaje, parece intuir su fin como cineasta.
"Leéme las cartas", le dice Quinlan a Tanya (Marlene Dietrich).
"No tienes futuro", le responde.
"¿Qué quieres decir?"
"Tu futuro se ha acabado."
Pero el pasado es glorioso.

Comentarios

  1. Y lo sigue siendo: ayer, cuando veía una necrológica de urgencia en el telediario, recordé más que los mandamientos y las cuadrigas de mi niñez, el imponente travelling inicial de Sed de mal, que tanto hizo por mi afición al cine... y a Welles.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ...Y a la sensacional música de Henry Mancini que acompaña a las imágenes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).