Ir al contenido principal

Tex-mex noir

Y sigue la mala racha de defunciones en el cine. Ahora, Charlton Heston. No era uno de mis actores favoritos, pero el solo hecho de protagonizar Sed de Mal (1958, Touch of Evil), de Orson Welles, merece mis respetos. En esta soberbia película Heston interpreta al inspector mexicano Vargas; un aparente miscasting que él, con su vigorosa actuación, logra hacer creíble.
Sed de mal está basada en la novela Badge of Evil (1956) de Whit Masterson, pseudónimo de dos autores que también firmaron como Wade Miller. En una de sus mejores novelas, Paso fatal (1948), hacen decir a un policía: "Una delgada línea separa al hombre de la bestia, y una vez te has decidido a cruzarla, y tienes un arma en la mano, es bastante fácil hacerlo. Si das ese paso, habrás regresado a la jungla". Tal parece que estuvieran pensando ya en el personaje del corrupto detective Hank Quinlan, encarnado por un imponente Welles que, al igual que su personaje, parece intuir su fin como cineasta.
"Leéme las cartas", le dice Quinlan a Tanya (Marlene Dietrich).
"No tienes futuro", le responde.
"¿Qué quieres decir?"
"Tu futuro se ha acabado."
Pero el pasado es glorioso.

Comentarios

  1. Y lo sigue siendo: ayer, cuando veía una necrológica de urgencia en el telediario, recordé más que los mandamientos y las cuadrigas de mi niñez, el imponente travelling inicial de Sed de mal, que tanto hizo por mi afición al cine... y a Welles.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ...Y a la sensacional música de Henry Mancini que acompaña a las imágenes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…