Ir al contenido principal

Tex-mex noir

Y sigue la mala racha de defunciones en el cine. Ahora, Charlton Heston. No era uno de mis actores favoritos, pero el solo hecho de protagonizar Sed de Mal (1958, Touch of Evil), de Orson Welles, merece mis respetos. En esta soberbia película Heston interpreta al inspector mexicano Vargas; un aparente miscasting que él, con su vigorosa actuación, logra hacer creíble.
Sed de mal está basada en la novela Badge of Evil (1956) de Whit Masterson, pseudónimo de dos autores que también firmaron como Wade Miller. En una de sus mejores novelas, Paso fatal (1948), hacen decir a un policía: "Una delgada línea separa al hombre de la bestia, y una vez te has decidido a cruzarla, y tienes un arma en la mano, es bastante fácil hacerlo. Si das ese paso, habrás regresado a la jungla". Tal parece que estuvieran pensando ya en el personaje del corrupto detective Hank Quinlan, encarnado por un imponente Welles que, al igual que su personaje, parece intuir su fin como cineasta.
"Leéme las cartas", le dice Quinlan a Tanya (Marlene Dietrich).
"No tienes futuro", le responde.
"¿Qué quieres decir?"
"Tu futuro se ha acabado."
Pero el pasado es glorioso.

Comentarios

  1. Y lo sigue siendo: ayer, cuando veía una necrológica de urgencia en el telediario, recordé más que los mandamientos y las cuadrigas de mi niñez, el imponente travelling inicial de Sed de mal, que tanto hizo por mi afición al cine... y a Welles.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ...Y a la sensacional música de Henry Mancini que acompaña a las imágenes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.