Ir al contenido principal

Lyell bajo el prisma de Rexroth

El poeta, crítico y ensayista estadounidense Kenneth Rexroth (1905-1982) tuvo, además de la literatura, una gama de intereses muy variada: la política (especialmente el anarquismo), las religiones, la filosofía (sobre todo las orientales), la pintura, el jazz, la ecología, la antropología y las ciencias, entre ellas la geología.
Uno de sus poemas se titula “De nuevo la hipótesis de Lyell”, y lleva como lema el subtítulo de Principles of Geology (1830-1833), la obra fundamental del geólogo escocés Charles Lyell: Un intento de explicar los cambios antiguos en la superficie de la Tierra por comparación con las causas que actúan en el presente.
He aquí un fragmento de dicho poema:

Este ego, atado por la
Tragedia personal y la vasta
Venganza impersonal,
Del mundo arruinado y arruinador,
Se detiene en esta inmortalidad,
Tan apasionado, tan apático,
Como el flujo de lava que una vez ardió aquí;
Y se paró aquí; y dijo: “Hasta aquí llego
Y no más lejos.” Y luego habló
Con la sencilla dicción de la piedra.

Comentarios

  1. "Habló con la sencilla dicción de la piedra". Qué hallazgo. ¿Pero diría un geólogo que esa dicción es realmente sencilla?
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Pues por lo general no, amigo anónimo.Qué más quisiéramos que entendernos siempre, las piedras y nosotros; pero estamos en ello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, José Luis, ya veo que has podido entrar en los comentarios de mi blog sin problemas. Me alegro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…