Ir al contenido principal

Geología de Región

La Sierra de Región (…) se levanta como un postrer suspiro calcáreo de los Montes Aquilanos, un gesto de despedida hacia sus amigos continentales, antes de perderse y ocultarse entre las digitaciones portuguesas.” De esta forma, con tintes antropomórficos (“postrer suspiro”, “amigos”), empieza la descripción geológica del mítico espacio de ficción, escenario de la novela Volverás a Región (1967) de Juan Benet. A lo largo de casi cuatro páginas el autor se demora en revelarnos de una forma pretendidamente científica los principales rasgos topográfico-geológicos de la comarca regionata. Los Montes Aquilanos, al sur de la comarca de El Bierzo, es una de las pocas referencias geográficas en el texto que nos permiten una marcación de los borrosos límites de Región. A partir de aquí los rasgos geológicos solo permiten situar el enclave de Región en una zona indeterminada del noroeste de la península.
Benet hace uso de una terminología geológica deudora de la teoría del geosinclinal imperante a mediados de los años cincuenta (la tectónica de placas está aún gestándose y no se difundirá hasta los setenta), aprendida sin duda en las clases de Clemente Sáenz García, catedrático de Geología en la Escuela de Caminos. Así, expresiones como sólido hipogénico, paroxismo herciniano, antepaís, cratones, sistema multivario de pliegues, alternan con nombres de los períodos paleozoicos (carbonífero, silúrico, devónico), pisos (estafaniense, westfaliense) y rocas (cuarcitas, pizarras, gneises, calizas, pudingas, gredas). Curiosamente, no se mencionan fósiles.
Estoy de acuerdo con mi colega Jesús Aller en que literariamente la descripción benetiana está expresada de una manera brillante, con una retórica de gran estilo, pero desde el punto de vista geológico resulta incomprensible, cuando no inconsistente. Parece claro que, debido a su profesión de ingeniero de caminos, Benet debió de leer estudios e informes geológicos de la zona astur-leonesa, como las síntesis de Noel Llopis Lladó, o las explicaciones de las hojas del mapa geológico a escala 1:50.000, del Instituto Geológico y Minero de España. En definitiva, se puede decir que, en su conjunto, la prolija descripción geológica de Región es una hábil mixtura de ciencia y ficción, en la que se busca más el efecto literario que la coherencia científica.

Comentarios

  1. Como sabes, soy un benetiano confeso, y he leído "Volverás a Región" unas 2 ó 3 veces. Aún así, nunca había analizado tan a fondo esas páginas iniciales, tan aparentemente irrelevantes como inevitablemente necesarias para captar el espíritu de la novela (y de toda la serie regionata).

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Y eso que conozco a algún que otro benetiano que considera estas páginas un "tostón". Como siempre, cuestión de gustos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cómo? ¿Benet "tostón"? No, no me lo puedo creer...

    ResponderEliminar
  4. Gracias Miguel por tu comentario. Ya ves, Conde-duque, que hay gustos para todo.
    Por cierto, parece ser que haces mudanza. Que sea leve. Y puedes seguir siendo Conde-duque allá donde fueres.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.