Ir al contenido principal

Geología de Región

La Sierra de Región (…) se levanta como un postrer suspiro calcáreo de los Montes Aquilanos, un gesto de despedida hacia sus amigos continentales, antes de perderse y ocultarse entre las digitaciones portuguesas.” De esta forma, con tintes antropomórficos (“postrer suspiro”, “amigos”), empieza la descripción geológica del mítico espacio de ficción, escenario de la novela Volverás a Región (1967) de Juan Benet. A lo largo de casi cuatro páginas el autor se demora en revelarnos de una forma pretendidamente científica los principales rasgos topográfico-geológicos de la comarca regionata. Los Montes Aquilanos, al sur de la comarca de El Bierzo, es una de las pocas referencias geográficas en el texto que nos permiten una marcación de los borrosos límites de Región. A partir de aquí los rasgos geológicos solo permiten situar el enclave de Región en una zona indeterminada del noroeste de la península.
Benet hace uso de una terminología geológica deudora de la teoría del geosinclinal imperante a mediados de los años cincuenta (la tectónica de placas está aún gestándose y no se difundirá hasta los setenta), aprendida sin duda en las clases de Clemente Sáenz García, catedrático de Geología en la Escuela de Caminos. Así, expresiones como sólido hipogénico, paroxismo herciniano, antepaís, cratones, sistema multivario de pliegues, alternan con nombres de los períodos paleozoicos (carbonífero, silúrico, devónico), pisos (estafaniense, westfaliense) y rocas (cuarcitas, pizarras, gneises, calizas, pudingas, gredas). Curiosamente, no se mencionan fósiles.
Estoy de acuerdo con mi colega Jesús Aller en que literariamente la descripción benetiana está expresada de una manera brillante, con una retórica de gran estilo, pero desde el punto de vista geológico resulta incomprensible, cuando no inconsistente. Parece claro que, debido a su profesión de ingeniero de caminos, Benet debió de leer estudios e informes geológicos de la zona astur-leonesa, como las síntesis de Noel Llopis Lladó, o las explicaciones de las hojas del mapa geológico a escala 1:50.000, del Instituto Geológico y Minero de España. En definitiva, se puede decir que, en su conjunto, la prolija descripción geológica de Región es una hábil mixtura de ciencia y ficción, en la que se busca más el efecto literario que la coherencia científica.

Comentarios

  1. Como sabes, soy un benetiano confeso, y he leído "Volverás a Región" unas 2 ó 3 veces. Aún así, nunca había analizado tan a fondo esas páginas iniciales, tan aparentemente irrelevantes como inevitablemente necesarias para captar el espíritu de la novela (y de toda la serie regionata).

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Y eso que conozco a algún que otro benetiano que considera estas páginas un "tostón". Como siempre, cuestión de gustos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cómo? ¿Benet "tostón"? No, no me lo puedo creer...

    ResponderEliminar
  4. Gracias Miguel por tu comentario. Ya ves, Conde-duque, que hay gustos para todo.
    Por cierto, parece ser que haces mudanza. Que sea leve. Y puedes seguir siendo Conde-duque allá donde fueres.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta