Ir al contenido principal

Dos poemas de Vinyoli

ESCÚCHAME ESTOS GRITOS

Escúchame estos gritos
mal ahogados, llenos de experiencias
dolorosas o alegres,
de entusiasmos y caídas
que me vienen de las oscuras
anfractuosidades de la memoria.

Escúchame los silencios tan cargados de llantos,
de miedos y de fracasos
no confesados.
Que tus difíciles
ganancias compartan
mis pérdidas.


AQUÍ

Se me han vuelto las cosas
como virutas quemadas.
He dejado mis pasos
fuera de aquí:
zapatos muy gastados.

No moverme.
Pasar mucho tiempo
aquí.
-Se me ha vuelto una corriente
silenciosa, que no veo, el tiempo.

(Traducción: J.O. De Ara que és tard, Joan Vinyoli, 1975)

Comentarios

  1. Anónimo25/4/08 4:38

    Hola . Tengo que felicitarlos primero por la pagina. Realmente me ha gustado lo que acabo de leer. Mis felicitaciones de vuelta y de seguro me estare dando una vuelta proximamente. Saludos a todos Poemas

    ResponderEliminar
  2. Trae usted a su casa -que también es la de quienes le leemos- a un poeta esencial. Aquí copio una de sus Elegías de Vallvidrera:

    "Ahora puedo decir: estoy en la fuente y bebo,
    y bebo hasta morirme
    de sed de querer más sin saber que
    es así como no se muere
    en verdad del todo: viviendo en la carencia
    de alguna cosa siempre.
    Sin
    carencia, que sería de nosotros,
    aquellos a los que fue dado el privilegio,
    la santa locura de ser cántico,
    viento descontrolado, incendio
    que se destruye a sí mismo, mientras salvadas
    quedan las cosas que tocó y más puras,
    ¡Oh, iluminados! Nuestro
    cometido humilde: abrir por completo los oídos
    al canto primigenio
    y declinar."

    ResponderEliminar
  3. Vinyoli es un poeta esencial, sin duda. Menos conocido que otros, pero no menos grande.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).