Ir al contenido principal

Dos poemas de Vinyoli

ESCÚCHAME ESTOS GRITOS

Escúchame estos gritos
mal ahogados, llenos de experiencias
dolorosas o alegres,
de entusiasmos y caídas
que me vienen de las oscuras
anfractuosidades de la memoria.

Escúchame los silencios tan cargados de llantos,
de miedos y de fracasos
no confesados.
Que tus difíciles
ganancias compartan
mis pérdidas.


AQUÍ

Se me han vuelto las cosas
como virutas quemadas.
He dejado mis pasos
fuera de aquí:
zapatos muy gastados.

No moverme.
Pasar mucho tiempo
aquí.
-Se me ha vuelto una corriente
silenciosa, que no veo, el tiempo.

(Traducción: J.O. De Ara que és tard, Joan Vinyoli, 1975)

Comentarios

  1. Hola . Tengo que felicitarlos primero por la pagina. Realmente me ha gustado lo que acabo de leer. Mis felicitaciones de vuelta y de seguro me estare dando una vuelta proximamente. Saludos a todos Poemas

    ResponderEliminar
  2. Trae usted a su casa -que también es la de quienes le leemos- a un poeta esencial. Aquí copio una de sus Elegías de Vallvidrera:

    "Ahora puedo decir: estoy en la fuente y bebo,
    y bebo hasta morirme
    de sed de querer más sin saber que
    es así como no se muere
    en verdad del todo: viviendo en la carencia
    de alguna cosa siempre.
    Sin
    carencia, que sería de nosotros,
    aquellos a los que fue dado el privilegio,
    la santa locura de ser cántico,
    viento descontrolado, incendio
    que se destruye a sí mismo, mientras salvadas
    quedan las cosas que tocó y más puras,
    ¡Oh, iluminados! Nuestro
    cometido humilde: abrir por completo los oídos
    al canto primigenio
    y declinar."

    ResponderEliminar
  3. Vinyoli es un poeta esencial, sin duda. Menos conocido que otros, pero no menos grande.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).