Ir al contenido principal

Dos poemas de Vinyoli

ESCÚCHAME ESTOS GRITOS

Escúchame estos gritos
mal ahogados, llenos de experiencias
dolorosas o alegres,
de entusiasmos y caídas
que me vienen de las oscuras
anfractuosidades de la memoria.

Escúchame los silencios tan cargados de llantos,
de miedos y de fracasos
no confesados.
Que tus difíciles
ganancias compartan
mis pérdidas.


AQUÍ

Se me han vuelto las cosas
como virutas quemadas.
He dejado mis pasos
fuera de aquí:
zapatos muy gastados.

No moverme.
Pasar mucho tiempo
aquí.
-Se me ha vuelto una corriente
silenciosa, que no veo, el tiempo.

(Traducción: J.O. De Ara que és tard, Joan Vinyoli, 1975)

Comentarios

  1. Hola . Tengo que felicitarlos primero por la pagina. Realmente me ha gustado lo que acabo de leer. Mis felicitaciones de vuelta y de seguro me estare dando una vuelta proximamente. Saludos a todos Poemas

    ResponderEliminar
  2. Trae usted a su casa -que también es la de quienes le leemos- a un poeta esencial. Aquí copio una de sus Elegías de Vallvidrera:

    "Ahora puedo decir: estoy en la fuente y bebo,
    y bebo hasta morirme
    de sed de querer más sin saber que
    es así como no se muere
    en verdad del todo: viviendo en la carencia
    de alguna cosa siempre.
    Sin
    carencia, que sería de nosotros,
    aquellos a los que fue dado el privilegio,
    la santa locura de ser cántico,
    viento descontrolado, incendio
    que se destruye a sí mismo, mientras salvadas
    quedan las cosas que tocó y más puras,
    ¡Oh, iluminados! Nuestro
    cometido humilde: abrir por completo los oídos
    al canto primigenio
    y declinar."

    ResponderEliminar
  3. Vinyoli es un poeta esencial, sin duda. Menos conocido que otros, pero no menos grande.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…