Ir al contenido principal

Dos poemas de Vinyoli

ESCÚCHAME ESTOS GRITOS

Escúchame estos gritos
mal ahogados, llenos de experiencias
dolorosas o alegres,
de entusiasmos y caídas
que me vienen de las oscuras
anfractuosidades de la memoria.

Escúchame los silencios tan cargados de llantos,
de miedos y de fracasos
no confesados.
Que tus difíciles
ganancias compartan
mis pérdidas.


AQUÍ

Se me han vuelto las cosas
como virutas quemadas.
He dejado mis pasos
fuera de aquí:
zapatos muy gastados.

No moverme.
Pasar mucho tiempo
aquí.
-Se me ha vuelto una corriente
silenciosa, que no veo, el tiempo.

(Traducción: J.O. De Ara que és tard, Joan Vinyoli, 1975)

Comentarios

  1. Hola . Tengo que felicitarlos primero por la pagina. Realmente me ha gustado lo que acabo de leer. Mis felicitaciones de vuelta y de seguro me estare dando una vuelta proximamente. Saludos a todos Poemas

    ResponderEliminar
  2. Trae usted a su casa -que también es la de quienes le leemos- a un poeta esencial. Aquí copio una de sus Elegías de Vallvidrera:

    "Ahora puedo decir: estoy en la fuente y bebo,
    y bebo hasta morirme
    de sed de querer más sin saber que
    es así como no se muere
    en verdad del todo: viviendo en la carencia
    de alguna cosa siempre.
    Sin
    carencia, que sería de nosotros,
    aquellos a los que fue dado el privilegio,
    la santa locura de ser cántico,
    viento descontrolado, incendio
    que se destruye a sí mismo, mientras salvadas
    quedan las cosas que tocó y más puras,
    ¡Oh, iluminados! Nuestro
    cometido humilde: abrir por completo los oídos
    al canto primigenio
    y declinar."

    ResponderEliminar
  3. Vinyoli es un poeta esencial, sin duda. Menos conocido que otros, pero no menos grande.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…