Ir al contenido principal

Baroja (padre)

Uno de los personajes secundarios de la novela de Pío Baroja La dama errante (1908) es Venancio Arce, un ingeniero de minas que “al parecer, era una notabilidad en Geología, y lo llamaban para destinarle a los trabajos del mapa geológico.” Baroja lo retrata como “un hombre sincero, que llevaba a la práctica lo que pensaba. Estaba dando a sus hijas una educación natural, aunque en Madrid pareciese absurda. Los juguetes de sus niñas eran brújulas, las lámparas de minero, la cinta, las piritas de cobre cuadradas y brillantes.” Señala Baroja en el prólogo a la novela que todos los tipos que aparecen en ella fueron tomados del natural. ¿Quién es el modelo real del primo Venancio? Muy probablemente para la caracterización de dicho personaje tuvo en cuenta a su padre, el ingeniero de minas Serafín Baroja y Zornoza (1840-1912), o a alguno de sus colegas amigos, como Lucas Mallada, paleontólogo y autor del ensayo regeneracionista Los males de la patria.
El primer destino de Serafín Baroja fue Río Tinto. Allí quiso poner en marcha algunas de sus innovadoras ideas, pero tropezó con la maquinaria burocrática. En años sucesivos, y hasta su jubilación en 1910, ocuparía plaza de ingeniero jefe en varias provincias españolas. Fue también profesor de Historia Natural del Instituto de San Sebastián. Según su hijo, en sus memorias, era un hombre alegre, bondadoso y bastante despreocupado de las cosas propias. Era aficionado a la literatura y escribió en euskera y castellano. Suyo es el libreto de la ópera Pudente, con música de José Antonio Santesteban, cuyo estreno fue un fiasco. Era una extravagancia musical ambientada en la época de Trajano y en la que el jefe de las Minas de la Bética hablaba en vascuence y cantaba canciones guipuzcoanas. Como decía Pío Baroja de su padre, “nunca tuvo sentido práctico; creía que eso de ganar dinero era una broma que no valía la pena.” Sabía de que hablaba.

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.