Ir al contenido principal

El estudiante de Freiberg

En 1797 se inscribió en los cursos de la Academia de Minería de Freiberg, en Sajonia, un estudiante llamado Friedrich Leopold von Hardenberg. Era un joven con muchas inquietudes y enorme talento. Había estudiado Leyes, recibido lecciones de Schiller, conocido a Goethe y trabado amistad con Tieck y Schlegel, entre otras figuras alemanas de su tiempo. La literatura le atraía, pero también se interesaba por la geología y la minería.
La Escuela de Minas de Freiberg era, a pesar de su pequeñez, una de las más reputadas de Europa, si no la que más. Al frente de la institución se hallaba el célebre profesor Abraham Gottlob Werner, el “Sócrates de la moderna Mineralogía” y líder indiscutible de los neptunistas. Sus enseñanzas habían traspasado las fronteras gracias sobre todo a la difusión y traducciones de sus escasos pero influyentes escritos, como el manual Kurze Klassification und Beschreibung der verschiedenen Gebirgsarten (1787, Breve clasificación y descripción de los diferentes terrenos), un texto capital de la moderna Geología. Sus clases eran atendidas con suma aplicación por un gran número de alumnos venidos de todas partes del mundo. En aquellos años Hardenberg debió de coincidir en las aulas con dos pensionados españoles recién egresados de la Escuela de Almadén, Francisco de la Garza y Diego de Larrañaga.
Al acabar en 1799 sus estudios Hardenberg pasó a trabajar en la administración de las las minas de sal en Weissenfels. Para entonces, sin embargo, la tisis galopante que padecía había hecho estragos en su cuerpo. Moriría dos años más tarde, a los veintiocho años de edad. Lamentablemente no tuvo tiempo de destacar como geólogo o ingeniero de minas. Pero los poemas que escribió con el pseudónimo de Novalis, en especial sus Himnos a la noche, le han preservado para la posteridad.

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

El Anacronópete

En el último episodio de la serie televisiva El ministerio del tiempo, titulado "Deshaciendo el tiempo", tiene un papel relevante un extraño aparato volador llamado "Anacronópete". No es una invención de los guionistas de la serie, sino más bien un homenaje a la figura del escritor madrileño Enrique Gaspar y Rimbau (1842-1902). En su tiempo Enrique Gaspar fue celebrado sobre todo como dramaturgo, autor de varias comedias de costumbres de estilo realista. Por otro lado, su experiencia de diplomático (fue cónsul en varias ciudades de Europa y Asia) le suministró materia para sus libros de viaje. Pero hoy en día es especialmente recordado por El Anacronópete (Barcelona, 1887), novela de fantasía y aventuras en la línea de las producidas por Julio Verne, considerada una de las primeras aportaciones españolas a la ciencia ficción moderna y un claro precedente de La máquina del tiempo de H. G. Wells. La novela de Gaspar -que en principio iba a ser un libreto de za

Camarero, ¿el ticket verde, por favor?

Sortear cosas es una de las formas de publicidad más antiguas. Pasan los años, cambia la sociedad, pero siguen las rifas. A mediados de los años cincuenta la Casa Caballero, dedicada a la fabricación de bebidas alcohólicas, entre ellas el popular DECANO ("Caballero... ¡qué coñac!"), ofreció siete grandes sorteos trimestrales en los que se se premiaron a los ganadores con 21 coches Renault, 21 Vespas y 105 carteras con dinero. Para dar publicidad a los sorteos se pusieron anuncios en periódicos y revistas y se enviaron tarjetas postales a domicilio. Y este era el reverso de una de estas postales en la que se indicaban las condiciones para participar en el sorteo. Nada de particular, solo que... ¿Qué clase de brebaje sería el "Licor ÑAÑAMBRUK" ¿Alguien lo recuerda? Más aún, ¿alguien lo llegó a probar?