Ir al contenido principal

Conradiana, ahora en edición impresa

Finalmente me decidí a dar a la imprenta las entradas que, con la etiqueta de "Conradiana", se fueron publicando en este blog el año pasado. El resultado ha sido un folleto de 28 páginas, en edición privada de 65 ejemplares, numerados y fimados por el autor. Descontando los ejemplares de Conradiana entregados a familiares, amigos, colegas y otros compromisos, todavía me quedan unos doce disponibles. Aquellos que desen tener un ejemplar solo tienen que mandar su petición a mi correo electrónico (ordazg@hotmail.com), indicando nombre y dirección donde enviarlo. Las peticiones se irán cumplimentando por orden cronológico, y se enviarán, gratuitamente, por correo postal. Espero que os guste.

Comentarios

  1. Vaya por delante mi enhorabuena por la decisión y el resultado. Si te sobra algún ejemplar me encantaría sumarlo al de tu Melitensia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ya tenía un ejemplar reservado para ti, así que te llegará pronto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. He cursado ya mi petición.
    Espero impaciente estar entre los afortunados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Cómo no iba a reservarte un ejemplar, Diarios dde Rayuela, si Conradiana lleva al frente tu poema "Sondaleza".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo también me apunto. Espero que quede algíun ejemplar para disfrutar con tus textos impresos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, don Jorge. Ya lo he recibido. Ha quedado precioso.
    Una gozada de lectura y una verdadera joya para bibliófilos.
    Lo dicho: muchas gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. No imaginaba que me llegaría tan pronto, pero esta mañana ahi estaba, en el buzón.

    Muchas gracias, toda una joya.

    ResponderEliminar
  8. Es un placer compartir estos textos con lectores como vosotros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. A mi también me gustaría, pero no sé si llego a tiempo...

    ResponderEliminar
  10. Teresa, todavía queda alguno; de modo que si me envías un correo a ordazg@hotmail.com diciéndome tus señas postales te lo mandaré.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…