Ir al contenido principal

Book-hunting en Londres

Estuve en Londres por Semana Santa. Vi cosas interesantes, como la Tate Modern, con la retrospectiva del escultor Juan Muñoz y la impactante grieta en el suelo ("Shibboleth") de Doris Salcedo. Descubrí también la poco visitada sala de la Ilustración del Museo Británico y la encantadora casa Museo de Sir John Soane (gracias, Conde-Duque).
El sábado por la mañana lo dediqué a ir de librerías de viejo. Hacía un tiempo inclemente, pero las ganas podían más. Estuve en Cecil Court, pero la mayoría de librerías estaban cerradas. En Charing Cross entré en Foyles, en la planta de libros de segunda mano, y allí compré The Life and Letters of Sir Edmund Gosse, del Hon. Evan Charteris, K.C., publicado por William Heinemann en 1931. Luego entré en Quinto y me hice con un precioso ejemplar de la primera edición del Alexander Pope de Edith Sitwell, editado en 1930 por Faber & Faber. (De regreso al hotel pasé por delante de las antiguas oficinas de la Faber & Faber Ltd., en el 24 de Russell Square, y me quité el sombrero. Qué menos.)
En la librería Quinto de Great Russell Street -una de mis preferidas- cobré mi mejor pieza: Conversations in Ebury Street (1924), de George Moore, en la edición de William Heinemann (qué fantástico catálogo el suyo) de 1030 ejemplares (el mío era el 799), firmado por el autor. El precio marcado -15 libras esterlinas- era ya una ganga, pero como todos los libros de la tienda estaban a mitad de precio (esto sí son rebajas) me costó tan solo ¡7,50 libras!. No fue mala cacería.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…