Ir al contenido principal

Juicios valorativos

El escritor alicantino Miquel Silvestre, autor de la novela Spanya SA, ha dicho en unas declaraciones al diario La Nueva España (28/02/08) que, en el libro, "no hago juicios valorativos respecto a lo que satirizo, sea la globalización, los nacionalismos o el amor". Pero en otra parte de la entrevista no le importa hacer juicios de valor cuando el peridodista le pregunta: "¿La novela española necesita más ironía burlesca y menos prosa complaciente?", a lo que Silvestre responde: "La novela española o es irónica y burlesca, o no es novela española"; y para rematar la sentencia añade: "Estos novelones afectados, profundos y aburridos que se escriben ahora, tipo Javier Marías, no son novela española, son novela en español, traducciones de narrativa anglosajona o hispanoamericana que poco tienen que ver con nuestra tradición."
Ya sé que opinar es gratis y que cada cual puede opinar lo que quiera, así que, para ahorrarme comentarios intrascendentes, me limitaré a decir que no hace falta que nadie nos diga si lo que uno escribe o lee es novela española o no lo es. Bastantes adoctrinadores de toda laya padecemos.

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).