Ir al contenido principal

Incierto vaticinio

Anthony Burgess escribió La naranja mecánica entre los meses de abril y agosto de 1961. Andrew Biswell, autor de The Real Life of Anthony Burgess (2005) examinó el mecanoscrito y vio que había abundantes anotaciones marginales hechas de su puño y letra. Una de ellas hace referencia al episodio en el que Alex y su pandilla se ponen disfraces o maskies. Al lado de las palabras "Elvis Presley" Burgess anota: "¿Será conocido este nombre cuando aparezca el libro?". Al parecer, a Burgess le preocupaba que Elvis pasase de moda y los lectores del futuro no supiesen de quién se trataba.
Pues bien, 47 años después, Elvis Presley sigue gozando de muy buena salud. No se puede decir lo mismo de Anthony Burgess, cuya fama y prestigio se han difuminado un tanto en los últimos tiempos, en mi opinión injustamente. Pero ya se sabe: el presente es engañoso; y el futuro, una incógnita.

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).