Ir al contenido principal

Arbuthnot

A finales del siglo XVII se editaron en Inglaterra numerosas obras en las que se disertaba sobre el origen de la Tierra, sus posibles cambios y el Diluvio universal. Estas especulaciones cosmogónicas, conocidas como “teorías de la Tierra”, trataban de interpretar los misteriosos hechos geológicos (verbigracia, los fósiles) a la luz de las Sagradas Escrituras. El resultado fue un frenesí de polémicas, réplicas y contrarréplicas a varias bandas entre teólogos, científicos y eruditos en general. Algunas obras suscitaron especial controversia: Sacred Theory of the Earth (1684), de Thomas Burnett; Geologia, or Discourse Concerning the Earth Before the Deluge (1690), de Erasmus Warren; New Theory of the Earth (1696), de William Whiston y An Essay Toward a Natural History of the Earth (1695), de John Woodward. Esta última teoría fue particularmente combatida por el doctor John Arbuthnot en su An Examination of Dr. Woodward’s Account of the Deluge 1697).
Woodward veía la Tierra como un sistema estable, ordenado y benevolente; con un mínimo de fuerzas produciendo el mínimo de cambios. Por el contrario, Arbuthnot era partidario de una Tierra dinámica, en continua transformación. El testimonio de las rocas sugería, según Arbuhnot, que diferentes estratos se habían formado gradualmente a lo largo del tiempo, no simultáneamente, como creía Woodward. En apoyo de sus tesis sacó a relucir el Prodromus, texto básico de la geología moderna escrito veintiocho años antes por el danés Nicolaus Steno. Finalmente, la línea de pensamiento propugnada por Steno y Arbuthnot, entre otros, acabaría triunfando; pero la influencia del relato bíblico del Génesis en las ideas geológicas tardaría aún bastante tiempo en disiparse.
El doctor Arbuthnot fue un médico eminente (como Steno), matemático y miembro destacado del Scriblerus Club. Como escritor descolló como satírico. Al él se le debe el acerado panfleto The Art of Political Lying (1713), atribuido durante algún tiempo a su amigo Jonathan Swift. Una saludable lectura, sobre todo en estos días de campaña electoral.

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…