Ir al contenido principal

Vida y literatura, con un apéndice para políticos en campaña electoral

Sostiene Northrop Frye en La imaginación educada, que la literatura no tiene una conexión consistente, ni positiva ni negativa, con la vida común. Ambas tienen lenguajes diferentes. El de la literatura es la imaginación, el de la vida es un lenguaje eminentemente práctico. También las convenciones son distintas. La literatura solo tiene que ver consigo misma: no hay nada nuevo que no sea una reformulación de lo viejo.
En el mencionado libro dice también Frye:
"Durante una campaña electoral, los políticos nos proyectan varias imágenes y hacen discursos que son, en el mejor de los casos, una parte cuidadosamente seleccionada de la verdad. Tendemos a mirar por encima del hombro a quien responde emocionalmente a este tipo de llamamientos, sentimos que se comporta de un modo infantil y como un ciudadano irresponsable. Por supuesto, hay un gran sentimiento de liberación en una respuesta puramente emocional. Hitler representó para Alemania una tremenda liberación de sus frustaciones y agravios simplemente comportándose como un niño de tres años: cuando quería algo estallaba en un berrinche y gritaba y gruñía hasta conseguirlo. Pero este ejemplo muestra qué peligrosa es una respuesta emocional, y qué adecuado es desconfiar de ella. Así que decimos que deberíamos utilizar la razón. Pero todas las llamadas que recibimos están cuidadosamente racionalizadas, excepto las que son un obvio disparate, y aun así debemos elegir. Lo que el ciudadano responsable utiliza realmente es la imaginación, no creyendo completamente a nadie, sino votando a la persona o al partido que se acerque más, aunque sea remotamente, a la visión de la sociedad en la cual le gustaría vivir. La tarea fundamental de la imaginación en la vida cotidiana es, pues, producir, desde la sociedad en la que tenemos que vivir, una visión de la cociedad en la que nos gustaría vivir."

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…