Ir al contenido principal

La lengua de monseñor Carrasco

El Ilmo y Rvdmo. Sr. Dr. D. Basilio Antonio Carrasco Hernando, dignísimo obispo de Ibiza y eximio orador sagrado de reaccionario espíritu, murió el 4 de abril de 1852. Tres días después se celebraron las solemnes exequias en presencia de autoridades y pueblo, dándosele sepultura en la santa iglesia catedral. Don Esteban Puget y Rabell, médico que efectuó el embalsamamiento del cadáver lo hizo también de su lengua, que extrajo de su boca, y debidamente preparada la colocó, bajo un cristal, en una cajita de caoba chapeada de jacarandá, haciendo entrega de la misma a D. Toribio Carrasco, sobrino y secretario del difunto obispo. Veintiocho años después, dicha lengua sería trasladada a Durón, patria del prelado, y enterrada en un nicho en el presbiterio de la iglesia parroquial.
Con motivo del sepelio de la lengua del Dr. Carrasco, el cura párroco de Budia, licenciado D. José María Ruiz Montejo, pronunció un sermón fúnebre el día 6 de octubre de 1880, en la iglesia de Durón. Este sermón fue publicado al año siguiente, en la madrileña imprenta de Gregorio Juste. Gracias a este impreso sabemos que el licenciado Ruiz Montejo se esmeró en el panegírico y que, entre otras cosas, dijo: “Venid, habitantes de Durón; llegad, parientes del finado, y si la tristeza que veo retratada en vuestros rostros y las lágrimas que surcan vuestras mejillas os impidiesen acercaros a ese catafalco que sustenta aquella lengua que tantas veces habló del reino de Dios y dispensó sus ministerios, recordad las palabras del Eclesiástico: Llora poco sobre el muerto porque está en reposo (22-11), y dejando su cuerpo sepultado en la paz santa que espera la resurrección general, su buena fama se perpetuará de generación en generación (5-14).”
Oyendo los discursos recientes de ciertos purpurados patrios, uno piensa si la lengua del Dr. Carrasco no habrá resucitado.

Comentarios

  1. Seguramente la sotana y el manteo dan un barniz distinto a la moral de quien los porta e impregnan de molesta legaña a quién contempla arrobado el milagro de la púrpura.

    Recomiendo la lectura de "La carretera" de Cormac MacCarthy, la mejor forma, desoladora en todo caso, de convencerse de la ausencia de Dios. Amén

    ResponderEliminar
  2. Pues vaya, yo iba a decir precisamente todo lo contrario, que la lengua de Monseñor no era la lengua de Monseñor, como tampoco lo es la de los pálidos representantes actuales de la Iglesia, sino la mismísima lengua del Señor, que se manifiesta a través de los cuerpos mortales e insignificantes de estos individuos. Y claro, así ni resurrecciones hacen falta. Todo automático. Bien hallado, Jorge.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…