Ir al contenido principal

Francisco Candel

Manuel Vázquez Montalbán decía que no hay una Barcelona, sino Barcelonas. Así sucede también con los escritores que han hecho de la ciudad condal el fondo urbano de sus novelas. Cada narrador describe su Barcelona. La cosa va por zonas: Ciutat Vella y el Raval (Vázquez Montalbán, Terenci Moix, González Ledesma), Horta-Guinardó (Marsé), Eixample (Montserrat Roig, Eduardo Mendoza, Quim Monzó), Sagrera-Clot (Antonio Rabinad), Poble Nou (Xavier Benguerel), Gràcia (Mercé Rodoreda). Son algunos ejemplos. Francisco Candel, recientemente fallecido, siempre estará ligado a la Zona Franca, su barrio durante muchos años. Las Casas Baratas de Monjtuïc, Can Tunis, Nostra Sra. del Port..., he aquí los escenarios pobres y marginados de sus mejores novelas y relatos: Donde la ciudad cambia de nombre (1957), Han matado a un hombre, han roto un paisaje (1959), Los importantes: pueblo (1961), ¡Dios, la que se armó! (1964), etc. (Hace años me encontré casualmente con él. Era un hombre afable y cercano. Hablamos un poco y le comenté que siempre había admirado su habilidad a la hora de titular sus obras, cosa nada fácil, por cierto. Lo reconoció, pero me dijo que otros le superaban. Y me puso el ejemplo de un libro de relatos de William Saroyan: Como un cuchillo, como una flor, como absolutamente nada en el mundo.)
Paco Candel se dio a conocer en 1956 con Hay una juventud que aguarda, novela de carácter autobiográfico en la que relataba sus primeros y difíciles pasos en el mundo de la escritura. Se la publicó el gran José Janés, dentro de una colección de nuevos autores. Luego vendrían más obras de vena realista y testimonio social, reflejo del mundo que más conocía -el de los obreros inmigrantes, como él-, repletas de personajes de carne y hueso y escritas con un lenguaje sencillo y directo. Su libro Els altres catalans (1964) fue un best-séller en Cataluña. Todo lo que escribió lo hizo de una manera honesta. Así se ganó el aprecio de sus colegas y de sus lectores.

Comentarios

  1. Acabo de ver el obituario en la prensa. De un tiempo a esta parte, me detengo en esta sección, antes me la saltaba... Al enterarme de su muerte, me he sentido como si se hubiera muerto alguien cercano, quizá porque durante muchos años, desde mi adolescencica, me ha acompañado un pequeño libro suyo, de relatos, titulado "¡Echate un pulso; Hemingway!" (de la colección Gran Reno de Plaza & Janés)
    Y no hace mucho conseguí un libro inclasificable titulado "Patatas calientes" (Ed. Ronsel), una selección de textos diversos. Pienso que es un libro que se parece a un blog.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Leí el libro de relatos de Candel que hablas en la misma colección que lo hiciste tú; en la que, por cierto, descubri a grandes autores, muchos de los cuales ya fueron publicados por Janés en los años cuarenta y cincuenta. Intuyo que Vallcorba, el editor de El Acantilado, también fue un lector asiduo de esta colección a juzgar por los títulos que está "rescatando.
    Saludos, amigo Sanfeliu. Te sigo a "cierta distancia".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…