Ir al contenido principal

Francisco Candel

Manuel Vázquez Montalbán decía que no hay una Barcelona, sino Barcelonas. Así sucede también con los escritores que han hecho de la ciudad condal el fondo urbano de sus novelas. Cada narrador describe su Barcelona. La cosa va por zonas: Ciutat Vella y el Raval (Vázquez Montalbán, Terenci Moix, González Ledesma), Horta-Guinardó (Marsé), Eixample (Montserrat Roig, Eduardo Mendoza, Quim Monzó), Sagrera-Clot (Antonio Rabinad), Poble Nou (Xavier Benguerel), Gràcia (Mercé Rodoreda). Son algunos ejemplos. Francisco Candel, recientemente fallecido, siempre estará ligado a la Zona Franca, su barrio durante muchos años. Las Casas Baratas de Monjtuïc, Can Tunis, Nostra Sra. del Port..., he aquí los escenarios pobres y marginados de sus mejores novelas y relatos: Donde la ciudad cambia de nombre (1957), Han matado a un hombre, han roto un paisaje (1959), Los importantes: pueblo (1961), ¡Dios, la que se armó! (1964), etc. (Hace años me encontré casualmente con él. Era un hombre afable y cercano. Hablamos un poco y le comenté que siempre había admirado su habilidad a la hora de titular sus obras, cosa nada fácil, por cierto. Lo reconoció, pero me dijo que otros le superaban. Y me puso el ejemplo de un libro de relatos de William Saroyan: Como un cuchillo, como una flor, como absolutamente nada en el mundo.)
Paco Candel se dio a conocer en 1956 con Hay una juventud que aguarda, novela de carácter autobiográfico en la que relataba sus primeros y difíciles pasos en el mundo de la escritura. Se la publicó el gran José Janés, dentro de una colección de nuevos autores. Luego vendrían más obras de vena realista y testimonio social, reflejo del mundo que más conocía -el de los obreros inmigrantes, como él-, repletas de personajes de carne y hueso y escritas con un lenguaje sencillo y directo. Su libro Els altres catalans (1964) fue un best-séller en Cataluña. Todo lo que escribió lo hizo de una manera honesta. Así se ganó el aprecio de sus colegas y de sus lectores.

Comentarios

  1. Acabo de ver el obituario en la prensa. De un tiempo a esta parte, me detengo en esta sección, antes me la saltaba... Al enterarme de su muerte, me he sentido como si se hubiera muerto alguien cercano, quizá porque durante muchos años, desde mi adolescencica, me ha acompañado un pequeño libro suyo, de relatos, titulado "¡Echate un pulso; Hemingway!" (de la colección Gran Reno de Plaza & Janés)
    Y no hace mucho conseguí un libro inclasificable titulado "Patatas calientes" (Ed. Ronsel), una selección de textos diversos. Pienso que es un libro que se parece a un blog.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Leí el libro de relatos de Candel que hablas en la misma colección que lo hiciste tú; en la que, por cierto, descubri a grandes autores, muchos de los cuales ya fueron publicados por Janés en los años cuarenta y cincuenta. Intuyo que Vallcorba, el editor de El Acantilado, también fue un lector asiduo de esta colección a juzgar por los títulos que está "rescatando.
    Saludos, amigo Sanfeliu. Te sigo a "cierta distancia".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV