Ir al contenido principal

Francisco Candel

Manuel Vázquez Montalbán decía que no hay una Barcelona, sino Barcelonas. Así sucede también con los escritores que han hecho de la ciudad condal el fondo urbano de sus novelas. Cada narrador describe su Barcelona. La cosa va por zonas: Ciutat Vella y el Raval (Vázquez Montalbán, Terenci Moix, González Ledesma), Horta-Guinardó (Marsé), Eixample (Montserrat Roig, Eduardo Mendoza, Quim Monzó), Sagrera-Clot (Antonio Rabinad), Poble Nou (Xavier Benguerel), Gràcia (Mercé Rodoreda). Son algunos ejemplos. Francisco Candel, recientemente fallecido, siempre estará ligado a la Zona Franca, su barrio durante muchos años. Las Casas Baratas de Monjtuïc, Can Tunis, Nostra Sra. del Port..., he aquí los escenarios pobres y marginados de sus mejores novelas y relatos: Donde la ciudad cambia de nombre (1957), Han matado a un hombre, han roto un paisaje (1959), Los importantes: pueblo (1961), ¡Dios, la que se armó! (1964), etc. (Hace años me encontré casualmente con él. Era un hombre afable y cercano. Hablamos un poco y le comenté que siempre había admirado su habilidad a la hora de titular sus obras, cosa nada fácil, por cierto. Lo reconoció, pero me dijo que otros le superaban. Y me puso el ejemplo de un libro de relatos de William Saroyan: Como un cuchillo, como una flor, como absolutamente nada en el mundo.)
Paco Candel se dio a conocer en 1956 con Hay una juventud que aguarda, novela de carácter autobiográfico en la que relataba sus primeros y difíciles pasos en el mundo de la escritura. Se la publicó el gran José Janés, dentro de una colección de nuevos autores. Luego vendrían más obras de vena realista y testimonio social, reflejo del mundo que más conocía -el de los obreros inmigrantes, como él-, repletas de personajes de carne y hueso y escritas con un lenguaje sencillo y directo. Su libro Els altres catalans (1964) fue un best-séller en Cataluña. Todo lo que escribió lo hizo de una manera honesta. Así se ganó el aprecio de sus colegas y de sus lectores.

Comentarios

  1. Acabo de ver el obituario en la prensa. De un tiempo a esta parte, me detengo en esta sección, antes me la saltaba... Al enterarme de su muerte, me he sentido como si se hubiera muerto alguien cercano, quizá porque durante muchos años, desde mi adolescencica, me ha acompañado un pequeño libro suyo, de relatos, titulado "¡Echate un pulso; Hemingway!" (de la colección Gran Reno de Plaza & Janés)
    Y no hace mucho conseguí un libro inclasificable titulado "Patatas calientes" (Ed. Ronsel), una selección de textos diversos. Pienso que es un libro que se parece a un blog.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Leí el libro de relatos de Candel que hablas en la misma colección que lo hiciste tú; en la que, por cierto, descubri a grandes autores, muchos de los cuales ya fueron publicados por Janés en los años cuarenta y cincuenta. Intuyo que Vallcorba, el editor de El Acantilado, también fue un lector asiduo de esta colección a juzgar por los títulos que está "rescatando.
    Saludos, amigo Sanfeliu. Te sigo a "cierta distancia".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…

Portentosas lluvias

Según reza el subtítulo de Mil y una curiosidades (Barcelona, c. 1930) se trata de un "Archivo de cosas raras muy convenientes. Algo de todo. Noticias que no contiene ningún diccionario. Libro de utilidad y recreo. Agradable lectura para hombres y niños. Asuntos tratados sencillamente, sin alardes científicos ni pedantescos". Su autor, aunque no conste en la portada, fue el periodista y humorista aragonés Julio Víctor Tomey, autor, entre otras obras, de dos libritos cómicos: Cuadernicos baturros y Prosica baturra.
El volumen II de Mil y una curiosidades -que me facilitó mi amigo Josep Mª Sans- contiene un batiburrillo de noticias curiosas sobre diversos temas, desde el velocípedo al paragranizo pasando por el modo de ordeñar las vacas por medio de la electricidad. Incluye también referencias a algunos libros antiguos y raros, como Prodigiorum ac ostentorum chronicon, infolio publicado en Basilea en 1557, por "el sabio profesor de Heidelberg Teobaldo Wolffhar, que escri…