Ir al contenido principal

Del estilo

La semana pasada mi amigo y admirado Francisco García Pérez cometió, en su artículo semanal de "La Nueva España", un pequeño desliz al atribuir la frase "el estilo es el hombre" a Bossuet. No tiene importancia; pero a cada cual, lo suyo. La frase en cuestión hay que adjudicársela a Buffon, si bien lo que dijo exactamente, dentro de un contexto determinado, fue "el estilo es el hombre mismo".
En efecto, Georges-Louis Leclerc, conde de Buffon -uno de los más célebres naturalistas del siglo XVIII, de quien por cierto se cumple este año el bicentenario de su nacimiento- disertó sobre el estilo en su discurso de ingreso en la Academia Francesa, en 1753. En un momento dado del mismo, dice lo siguiente (utilizo la traducción de Alí Chumacero en Discurso sobre el estilo, Universidad Nacional Autónoma de México, 2003):
"Las obras bien escritas serán las únicas que pasarán a la posteridad: el caudal de los conocimientos, la singularidad de los hechos, la novedad misma de los descubrimientos, no son garantía segura de inmortalidad. Si las obras que los contienen no tratan sino de nimiedades, si están escritas sin gusto, sin nobleza y sin talento, perecerán, porque los conocimientos, los hechos y los descubrimientos se arrebatan fácilmente, se tranfieren e incluso mejoran cuando son empleados por manos más hábiles. Éstos son exteriores al hombre; en cambio, el estilo es el hombre mismo".

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…