Ir al contenido principal

Del estilo

La semana pasada mi amigo y admirado Francisco García Pérez cometió, en su artículo semanal de "La Nueva España", un pequeño desliz al atribuir la frase "el estilo es el hombre" a Bossuet. No tiene importancia; pero a cada cual, lo suyo. La frase en cuestión hay que adjudicársela a Buffon, si bien lo que dijo exactamente, dentro de un contexto determinado, fue "el estilo es el hombre mismo".
En efecto, Georges-Louis Leclerc, conde de Buffon -uno de los más célebres naturalistas del siglo XVIII, de quien por cierto se cumple este año el bicentenario de su nacimiento- disertó sobre el estilo en su discurso de ingreso en la Academia Francesa, en 1753. En un momento dado del mismo, dice lo siguiente (utilizo la traducción de Alí Chumacero en Discurso sobre el estilo, Universidad Nacional Autónoma de México, 2003):
"Las obras bien escritas serán las únicas que pasarán a la posteridad: el caudal de los conocimientos, la singularidad de los hechos, la novedad misma de los descubrimientos, no son garantía segura de inmortalidad. Si las obras que los contienen no tratan sino de nimiedades, si están escritas sin gusto, sin nobleza y sin talento, perecerán, porque los conocimientos, los hechos y los descubrimientos se arrebatan fácilmente, se tranfieren e incluso mejoran cuando son empleados por manos más hábiles. Éstos son exteriores al hombre; en cambio, el estilo es el hombre mismo".

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).