Ir al contenido principal

Conradiana (IX): Patna

“Al estar especializada su excelente revista Knowledge en los fenómenos meteorológicos, me siento tentado de pedirles la explicación del siguiente suceso que he presenciado a bordo del vapor Patna, de la Compañía de las Indias Británicas, en el curso de un viaje por el golfo Pérsico.”
Quien así escribe no es Joseph Conrad, sino Charles Fort en El libro de los condenados. Mil hechos malditos ignorados por la ciencia (1919). Durante años Fort se dedicó a rastrear diarios y revistas en busca de extraños sucesos y fenómenos aparentemente inexplicables, tales como lluvias de sangre, nieves negras, lunas azules, caídas del cielo de objetos gelatinosos, piedras suspendidas sobre ciudades…El suceso del Patna tuvo lugar en mayo de 1880, y lo relata a la revista Knowledge, cuatro años más tarde, Lee Fore Brace, testigo presencial del mismo: “En una noche muy oscura, aparecieron de repente en el cielo, a un lado y a otro de la nave, dos enormes ruedas luminosas que giraban sobre sí mismas y cuyos radios parecieron rozar el buque a su paso. Dichos radios medían de doscientos a trescientos metros de largo (...) Las ruedas avanzaron paralelamente al barco, como escoltándolo, alrededor de veinte minutos”.
Como es sabido, Patna se llama también el buque en el que, habiendo partido de Singapur con 800 peregrinos musulmanes a bordo con destino a La Meca, tiene lugar el inquietante episodio que habría de cambiar el rumbo de la vida de Tuan Jim, y que Conrad deja envuelto en un cierto halo de misterio y fatalismo. No he encontrado en ninguno de los libros sobre Conrad que he leído referencia alguna al Patna citado por Fort, pero la coincidencia del nombre, además de la misma época y mismos mares que los de la ficción, resulta más que curiosa. ¿Conoció Conrad la existencia del Patna de la Compañía de las Indias Británicas? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que, a mediados de 1880, Conrad se hallaba en Londres y, tras aprobar el preceptivo examen, se hallaba en posesión del título de segundo oficial.
Pero el episodio del Patna que se cuenta en Lord Jim tiene, al parecer, su referente en otro buque. En agosto de 1880, mientras el piloto Korzeniowski se preparaba para enrolarse en el Loch Etive con destino a Sydney, el vapor Jeddah, que llevaba 950 peregrinos procedentes de Penang, afrontaba un fuerte temporal. Dado el cariz del asunto, el Jeddah fue abandonado por su capitán y tripulación europea, creyendo que el barco acabaría por hundirse. Pero el barco no se fue a pique, y el capitán, tras un proceso muy comentado en los medios marítimos, hubo de cargar con el oprobio, como Jim. Ficción y realidad andan siempre en la obra de Conrad muy entremezcladas.

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…