Ir al contenido principal

Conradiana (VIII): Sagarra

En invierno de 1936 Josep Mª de Sagarra se halla en París, adonde ha llegado huyendo de la guerra civil. Tiene 44 años, se ha casado y decide partir hacia la Polinesia. El 28 de diciembre embarca en Marsella, con su mujer, en el vapor "Commissaire Ramel". A bordo comienza la redacción del dietario de viaje, que verá la luz en 1942 en versión castellana del propio autor, con el título El camino azul, y en el original catalán, La ruta blava, en 1964.
Cruzan el Atlántico, atraviesan el canal de Panamá y entran en el inmenso océano Pacífico. Sagarra observa cómo la relajación y la concupiscencia tropical que se van adueñando de la tripulación y el pasaje. "Todo este mundo delante de mis ojos está lleno de recuerdos de Conrad. Personal tarado, con gotas translúcidas de idealismo, de miseria, de fiebre. Mezcla de colores de piel, mezcla de olores acres. Todo esto en la calma nocturna del Pacífico, entre las Marquesas y las Tuamotu... Piensas en El negro del Narcissus, en Tifón, en Lord Jim... ¡Puro Conrad!"
Y más adelante, cerca ya de Tahiti, dice: "En estas dos noches, el gusto de Conrad se ha intensificado en la curva de la popa. El calor ácido y grasiento va discerniendo y barajando olores y los va paseando, con una calma cruel, por las cuerdas, las cadenas y los pulmones ávidos de frescor, bajo la implacable lividez de la luna..."
Es evidente que Sagarra conocía bien la obra de Joseph Conrad; seguramente lo había leído ya en francés y catalán (La follia d'Almayer, en traducción de Josep Carner Ribalta, es de 1920), antes de hacerlo en las ediciones en castellano de Montaner y Simón. Pero es curioso que los exóticos escenarios en los que Sagarra evoca a Conrad no son precisamente los que éste frecuentara en su etapa de marino. Los rutas marítimas conradianas por excelencia son las del océano Índico, el mar de Java, el del sur de China... Las otras, las de la Polinesia y los mares del Sur son más propias de narradores como R. L. Stevenson, Louis Becke o Somerset Maugham. Pero todos los trópicos se parecen, y la fuerza de las imágenes de Conrad son lo suficientemente poderosas como para traspasar los paralelos.

Comentarios

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)