Ir al contenido principal

Doris Lessing

Le han dado el Premio Nobel de Literatura a Doris Lessing. El jurado sueco ha resaltado "su épica narrativa de la experiencia femenina, que con escepticismo, pasión y poder visionario ha sometido a examen una civilización desunida". Vale, muy bien. Confieso que la he leído muy poco, y lo que he leído no me ha entusiasmado. Sin quitarle méritos, tengo la impresión de que su figura está sobrevalorada por razones extraliterarias. Ser un icono del feminismo tiene su importancia y peso en nuestra época.
Doris Lessing quedó encantada al recibir un premio tan glamouroso (son sus palabras), y las opiniones de colegas y críticos han sido en general positivas, salvo los aguafiestas de costumbre como Reich-Ranicki. Cristina Peri Rossi ha declarado: "Una de las mujeres más destacadas del siglo XX"; Rosa Montero remacha:"Un faro para las escritoras de varias generaciones"; y Marta Pessarrodona no se queda atrás: "La escritora hace un favor al premio Nobel". Nada más y nada menos.
A mí, sinceramente, Doris Lessing me parece una aceptable escritora de segunda fila. Ojo: ser un escritor de segunda fila no es ningún desdoro, máxime cuando la primera lleva ocupada desde hace mucho tiempo. (A su compatriota Frank Swinnerton una vez un crítico le relegó a la segunda fila. Lejos de tomárselo por la tremenda, Swinnerton le agradeció al crítico la condescendencia, pues él siempre se había considerado de tercera. Por cierto, si tienen ocasión lean su novela Nocturne: una pequeña joya olvidada).
Cuando hablamos de los nobelados siempre salen a relucir aquellos autores que, con más méritos que otros, nunca se lo dieron. Nombres, a discreción. Sin ir más lejos, viendo la lista de los 15 principales escritores en catalán según la encuesta aparecida hace poco en Babelia, encuentro en ella algunos nombres -Pla, Foix, Rodoreda o Villalonga- que bien lo merecían, a pesar de escribir en una lengua minoritaria. (En passant, no desesperes Gimferrer). Pero, en fin, todo esto no son sino meras especulaciones. Todos los premios literarios son discutibles, y en especial el Nobel. Hablar de él para disentir o estar de acuerdo es una forma inocua de pasar el rato que nos brinda la Academia sueca cada año.

Comentarios

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…