Ir al contenido principal

Doris Lessing

Le han dado el Premio Nobel de Literatura a Doris Lessing. El jurado sueco ha resaltado "su épica narrativa de la experiencia femenina, que con escepticismo, pasión y poder visionario ha sometido a examen una civilización desunida". Vale, muy bien. Confieso que la he leído muy poco, y lo que he leído no me ha entusiasmado. Sin quitarle méritos, tengo la impresión de que su figura está sobrevalorada por razones extraliterarias. Ser un icono del feminismo tiene su importancia y peso en nuestra época.
Doris Lessing quedó encantada al recibir un premio tan glamouroso (son sus palabras), y las opiniones de colegas y críticos han sido en general positivas, salvo los aguafiestas de costumbre como Reich-Ranicki. Cristina Peri Rossi ha declarado: "Una de las mujeres más destacadas del siglo XX"; Rosa Montero remacha:"Un faro para las escritoras de varias generaciones"; y Marta Pessarrodona no se queda atrás: "La escritora hace un favor al premio Nobel". Nada más y nada menos.
A mí, sinceramente, Doris Lessing me parece una aceptable escritora de segunda fila. Ojo: ser un escritor de segunda fila no es ningún desdoro, máxime cuando la primera lleva ocupada desde hace mucho tiempo. (A su compatriota Frank Swinnerton una vez un crítico le relegó a la segunda fila. Lejos de tomárselo por la tremenda, Swinnerton le agradeció al crítico la condescendencia, pues él siempre se había considerado de tercera. Por cierto, si tienen ocasión lean su novela Nocturne: una pequeña joya olvidada).
Cuando hablamos de los nobelados siempre salen a relucir aquellos autores que, con más méritos que otros, nunca se lo dieron. Nombres, a discreción. Sin ir más lejos, viendo la lista de los 15 principales escritores en catalán según la encuesta aparecida hace poco en Babelia, encuentro en ella algunos nombres -Pla, Foix, Rodoreda o Villalonga- que bien lo merecían, a pesar de escribir en una lengua minoritaria. (En passant, no desesperes Gimferrer). Pero, en fin, todo esto no son sino meras especulaciones. Todos los premios literarios son discutibles, y en especial el Nobel. Hablar de él para disentir o estar de acuerdo es una forma inocua de pasar el rato que nos brinda la Academia sueca cada año.

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…