Ir al contenido principal

¿Cuestión de cantidad?

Es frecuente oir, por boca de lectores y escritores, que se editan demasiados libros. Creo que la cantidad no es, en principio, el verdadero problema. El problema, al menos para algunos, radica en el elevado número de libros inútiles, prescindibles, que copan escaparates y estanterías de las librerías y ocultan a los que realmente valen la pena. De acuerdo, pero ¿quién se encarga de separar unos de otros? Además, hay una cuestión de percepción. Los lectores pueden sentirse agobiados ante el alud interminable de novedades, aunque de hecho apenas compren libros. El escritor, o aspirante a escritor, que no logra que le publiquen su libro puede tener la sensación de que los demás publican demasiado. Por otro lado tengo observado que muchos de los escritores que se quejan del excesivo número de libros son precisamente los que más libros sacan al mercado. A todo esto, ¿alguien sabe el número idóneo de libros que debería publicarse al año?

Comentarios

  1. Es evidente que no, salvo quizá alguno que sólo quiera que se publiquen sus libros, prescindiendo de los libros ajenos. Das en la diana: siempre me ha parecido que semejante argumento tenía mucho que ver con una cierta postura fundamentalista de ver la cuestión.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.