Ir al contenido principal

Capote, Ruark y otros (I)

En julio pasado las autoridades locales colocaron en Palamós una placa recordando la estancia del escritor Truman Capote. Capote estuvo en la villa gerundense en varias ocasiones, de primavera a otoño, entre 1960 y 1963. Lejos del ajetreo neoyorquino, el autor de Desayuno con diamantes encontró en aquel rincón de la Costa Brava la calma y la tranquilidad necesarias para seguir escribiendo la obra que le daría mayor fama y reconocimiento: A sangre fría. Los dos primeros años Capote y su amante Jack Dunphy residieron en una casa junto a la playa de La Catifa; para los dos siguientes alquilaron un chalet, con cala privada, en S’Anià, al norte de Palamós. ¿Por qué Capote eligió, entre otros muchos lugares, Palamós? La respuesta está en Robert Ruark.
Hoy en día todo el mundo sabe quién fue Truman Capote pero pocos se acuerdan de Robert Ruark. Y, sin embargo, hubo un tiempo en que Ruark era mucho más popular y conocido que Capote. Los dos eran escritores de éxito, compatriotas y sureños. Ruark le habló a Capote del chalet que tenía en Es Monestri, en el término municipal de Sant Antoni de Calonge, junto a Palamós. Ruark había venido por primera vez a Palamós en 1953, porque se lo había recomendado la actriz inglesa Madeleine Carroll, que tenía una villa en Torre Valentina, Calonge. Lo cierto es que Ruark convenció a Capote para que viniera a aquel lugar todavía virgen del turismo masivo, y que en cierto modo recordaba el pueblito de pescadores descrito con tono idílico en Voces del viejo mar, del escritor británico Norman Lewis. Capote aceptó la invitación y Ruark le alquiló la casa que habitaba su secretario Alan Ritchie (de quien, por cierto, acaba de aparecer su libro de recuerdos Ruark Remembered: By The Man Who Knew Him Best).
Curiosamente, Capote y Ruark no se vieron mucho en Palamós. Ruark viajaba a menudo y, por otro lado, no congeniaba demasiado con los amigos de Capote. Éste, al parecer, se llevaba mejor con su mujer, Virginia Ruark. Ruark solía pasearse en su Rolls Royce, Capote con su bulldog llamado Charlie J. Fatburger. Durante su primera estancia Capote tuvo ocasión de visitar en su casa de Begur al músico Artie Shaw, ex marido de Ava Gardner (la cual había rodado en 1950 Pandora y el holandés errante en la cercana Tossa de Mar), y más tarde de agasajar a selectos invitados como Cecil Beaton, Noël Coward y Gloria Vanderbilt. Robert Ruark murió en 1965, en Londres, y sus restos, por deseo propio, descansan en el cementerio de Palamós. Tiene en el pueblo una pequeña calle con su nombre; lo que no tiene es una placa que recuerde sus años de residencia.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).