Ir al contenido principal

Capote, Ruark y otros (I)

En julio pasado las autoridades locales colocaron en Palamós una placa recordando la estancia del escritor Truman Capote. Capote estuvo en la villa gerundense en varias ocasiones, de primavera a otoño, entre 1960 y 1963. Lejos del ajetreo neoyorquino, el autor de Desayuno con diamantes encontró en aquel rincón de la Costa Brava la calma y la tranquilidad necesarias para seguir escribiendo la obra que le daría mayor fama y reconocimiento: A sangre fría. Los dos primeros años Capote y su amante Jack Dunphy residieron en una casa junto a la playa de La Catifa; para los dos siguientes alquilaron un chalet, con cala privada, en S’Anià, al norte de Palamós. ¿Por qué Capote eligió, entre otros muchos lugares, Palamós? La respuesta está en Robert Ruark.
Hoy en día todo el mundo sabe quién fue Truman Capote pero pocos se acuerdan de Robert Ruark. Y, sin embargo, hubo un tiempo en que Ruark era mucho más popular y conocido que Capote. Los dos eran escritores de éxito, compatriotas y sureños. Ruark le habló a Capote del chalet que tenía en Es Monestri, en el término municipal de Sant Antoni de Calonge, junto a Palamós. Ruark había venido por primera vez a Palamós en 1953, porque se lo había recomendado la actriz inglesa Madeleine Carroll, que tenía una villa en Torre Valentina, Calonge. Lo cierto es que Ruark convenció a Capote para que viniera a aquel lugar todavía virgen del turismo masivo, y que en cierto modo recordaba el pueblito de pescadores descrito con tono idílico en Voces del viejo mar, del escritor británico Norman Lewis. Capote aceptó la invitación y Ruark le alquiló la casa que habitaba su secretario Alan Ritchie (de quien, por cierto, acaba de aparecer su libro de recuerdos Ruark Remembered: By The Man Who Knew Him Best).
Curiosamente, Capote y Ruark no se vieron mucho en Palamós. Ruark viajaba a menudo y, por otro lado, no congeniaba demasiado con los amigos de Capote. Éste, al parecer, se llevaba mejor con su mujer, Virginia Ruark. Ruark solía pasearse en su Rolls Royce, Capote con su bulldog llamado Charlie J. Fatburger. Durante su primera estancia Capote tuvo ocasión de visitar en su casa de Begur al músico Artie Shaw, ex marido de Ava Gardner (la cual había rodado en 1950 Pandora y el holandés errante en la cercana Tossa de Mar), y más tarde de agasajar a selectos invitados como Cecil Beaton, Noël Coward y Gloria Vanderbilt. Robert Ruark murió en 1965, en Londres, y sus restos, por deseo propio, descansan en el cementerio de Palamós. Tiene en el pueblo una pequeña calle con su nombre; lo que no tiene es una placa que recuerde sus años de residencia.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…