Ir al contenido principal

Agassiz

Se cumple este año el bicentenario del nacimiento de Jean Louis Rodolphe Agassiz (1807-1873), uno de los más destacados naturalistas del siglo XIX. Nacido en Friburgo (Suiza), fue discípulo de Humboldt y Cuvier, dedicándose principalmente a la paleontología (en especial al estudio de los peces fósiles) y a la geología. Sin duda su mayor y más decisiva contribución a la ciencia fue la de haber puesto de manifiesto que la Tierra había pasado por una gran glaciación o “edad de hielo”. Al principio muchos científicos se mostraron reticentes con la Eiszeit, pero gracias a su perseverancia y a sus argumentos acabaron por aceptar la teoría. A partir de entonces, paisajes montañosos con bloques erráticos, estriaciones en las rocas, morrenas y valles en forma de U, se empezaron a ver en Europa y Norteamérica bajo el prisma de antiguos e imponentes glaciares. Pero él también tenía sus propias reticencias. Respecto a la creación y propagación de las especies nunca estuvo de acuerdo con Darwin y combatió el evolucionismo hasta el fin de sus días, a veces con tintes trágicos.
En 1846 Agassiz se trasladó a Estados Unidos para dar una serie de conferencias. Le gustó y se quedó a vivir allí. Al año siguiente obtuvo una plaza de profesor en la Universidad de Harvard. Su magisterio fue crucial para el desarrollo de las ciencias naturales en aquel país. Sus métodos de enseñanza, basados en la claridad de ideas y en la meticulosa observación y descripción de los hechos influyeron en sus numerosos discípulos. A sus alumnos les decía: "Id a la Naturaleza, tomad los hechos con vuestras propias manos; mirad, y ved por vosotros mismos". Sabía que la habilidad para combinar hechos es un don mucho más raro que el de discernirlos. Miembro del Saturday Club su círculo de amistades comprendía a algunas de las más relevantes figuras intelectuales de Nueva Inglaterra: Russell Lowell, William James, Longfellow, Wendell Holmes… Thoreau se carteaba con él y le mandaba desde Concord ejemplares de tortugas y serpientes para su Museo de Zoología Comparada. Su gran obra del período americano es Contributions to the Natural History of the United States (1857-1862), en cuatro volúmenes..
Escribió en francés, alemán y latín. El inglés lo aprendió tarde, pero acabó dominándolo. Su impronta en la cultura norteamericana es innegable, no solo el campo científico sino también en el humanístico. Marianne Moore y Ezra Pound, entre otros, no ocultaron su aprecio por Agassiz y su exactitu en la expresión. Pound lo colocó, en los Cantos, al lado de otros dos admirados autores: “Out of von Humboldt: Agassiz, Del Mar and Frobenius”. Guy Davenport, en su libro The Geography of the Imagination (1981), tiene un espléndido ensayo sobre Louis Agassiz. Cinco palabras le bastan para resumir su potente personalidad: erudición, imaginación, energía, intelecto y buen natural.

Comentarios

  1. Hola Jorge,

    Un placer encontrar tu blog por, al menos tres motivos:

    1. Cruzarse uno con una persona Real.

    2. Que esta persona sea autor de uno de los pocos libros que yo compré durante mi carrera. Estudié biológicas en Oviedo (75-80).

    3. Que tengas un post sobre Agassiz, una personalidad fabulosa y además antidarwinista como yo,


    Un saludo y pégame una visita cuando tengas un minuto. Por cierto, todavá no leí entero el Gabinete, aunque reconozco que aquellos no eran años para leer, me gustó la idea. Los tiempos estaban entonces para otras cosas como ir a ver pelis al Palladium,....

    ResponderEliminar
  2. Gracias, amigo Cervantes,por tus comentarios, y por acordarte, al cabo de los años, del "Gabinete". He entrado en tus blogs "biológicos" y ya los he incluido entre mis favoritos: contenidos de altura (de los que hacen reflexionar) y magníficamente ilustrados. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…

Portentosas lluvias

Según reza el subtítulo de Mil y una curiosidades (Barcelona, c. 1930) se trata de un "Archivo de cosas raras muy convenientes. Algo de todo. Noticias que no contiene ningún diccionario. Libro de utilidad y recreo. Agradable lectura para hombres y niños. Asuntos tratados sencillamente, sin alardes científicos ni pedantescos". Su autor, aunque no conste en la portada, fue el periodista y humorista aragonés Julio Víctor Tomey, autor, entre otras obras, de dos libritos cómicos: Cuadernicos baturros y Prosica baturra.
El volumen II de Mil y una curiosidades -que me facilitó mi amigo Josep Mª Sans- contiene un batiburrillo de noticias curiosas sobre diversos temas, desde el velocípedo al paragranizo pasando por el modo de ordeñar las vacas por medio de la electricidad. Incluye también referencias a algunos libros antiguos y raros, como Prodigiorum ac ostentorum chronicon, infolio publicado en Basilea en 1557, por "el sabio profesor de Heidelberg Teobaldo Wolffhar, que escri…