Ir al contenido principal

Agassiz

Se cumple este año el bicentenario del nacimiento de Jean Louis Rodolphe Agassiz (1807-1873), uno de los más destacados naturalistas del siglo XIX. Nacido en Friburgo (Suiza), fue discípulo de Humboldt y Cuvier, dedicándose principalmente a la paleontología (en especial al estudio de los peces fósiles) y a la geología. Sin duda su mayor y más decisiva contribución a la ciencia fue la de haber puesto de manifiesto que la Tierra había pasado por una gran glaciación o “edad de hielo”. Al principio muchos científicos se mostraron reticentes con la Eiszeit, pero gracias a su perseverancia y a sus argumentos acabaron por aceptar la teoría. A partir de entonces, paisajes montañosos con bloques erráticos, estriaciones en las rocas, morrenas y valles en forma de U, se empezaron a ver en Europa y Norteamérica bajo el prisma de antiguos e imponentes glaciares. Pero él también tenía sus propias reticencias. Respecto a la creación y propagación de las especies nunca estuvo de acuerdo con Darwin y combatió el evolucionismo hasta el fin de sus días, a veces con tintes trágicos.
En 1846 Agassiz se trasladó a Estados Unidos para dar una serie de conferencias. Le gustó y se quedó a vivir allí. Al año siguiente obtuvo una plaza de profesor en la Universidad de Harvard. Su magisterio fue crucial para el desarrollo de las ciencias naturales en aquel país. Sus métodos de enseñanza, basados en la claridad de ideas y en la meticulosa observación y descripción de los hechos influyeron en sus numerosos discípulos. A sus alumnos les decía: "Id a la Naturaleza, tomad los hechos con vuestras propias manos; mirad, y ved por vosotros mismos". Sabía que la habilidad para combinar hechos es un don mucho más raro que el de discernirlos. Miembro del Saturday Club su círculo de amistades comprendía a algunas de las más relevantes figuras intelectuales de Nueva Inglaterra: Russell Lowell, William James, Longfellow, Wendell Holmes… Thoreau se carteaba con él y le mandaba desde Concord ejemplares de tortugas y serpientes para su Museo de Zoología Comparada. Su gran obra del período americano es Contributions to the Natural History of the United States (1857-1862), en cuatro volúmenes..
Escribió en francés, alemán y latín. El inglés lo aprendió tarde, pero acabó dominándolo. Su impronta en la cultura norteamericana es innegable, no solo el campo científico sino también en el humanístico. Marianne Moore y Ezra Pound, entre otros, no ocultaron su aprecio por Agassiz y su exactitu en la expresión. Pound lo colocó, en los Cantos, al lado de otros dos admirados autores: “Out of von Humboldt: Agassiz, Del Mar and Frobenius”. Guy Davenport, en su libro The Geography of the Imagination (1981), tiene un espléndido ensayo sobre Louis Agassiz. Cinco palabras le bastan para resumir su potente personalidad: erudición, imaginación, energía, intelecto y buen natural.

Comentarios

  1. Hola Jorge,

    Un placer encontrar tu blog por, al menos tres motivos:

    1. Cruzarse uno con una persona Real.

    2. Que esta persona sea autor de uno de los pocos libros que yo compré durante mi carrera. Estudié biológicas en Oviedo (75-80).

    3. Que tengas un post sobre Agassiz, una personalidad fabulosa y además antidarwinista como yo,


    Un saludo y pégame una visita cuando tengas un minuto. Por cierto, todavá no leí entero el Gabinete, aunque reconozco que aquellos no eran años para leer, me gustó la idea. Los tiempos estaban entonces para otras cosas como ir a ver pelis al Palladium,....

    ResponderEliminar
  2. Gracias, amigo Cervantes,por tus comentarios, y por acordarte, al cabo de los años, del "Gabinete". He entrado en tus blogs "biológicos" y ya los he incluido entre mis favoritos: contenidos de altura (de los que hacen reflexionar) y magníficamente ilustrados. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…