Ir al contenido principal

Perlas de la selectividad (I)

He aquí algunas "perlas" encontradas por mi colega Lope Calleja en los exámenes de selectividad de septiembre, en Oviedo, correspondientes a la asignatura Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente. La transcripción es literal (las cursivas son mías para situar la frase). Repárese no solo en los errores de bulto sino en los peculiares modos de expresarlos. Hay ejemplos realmente surrealistas (facción grouchomarxiana).

- La biodiversidad es muy importante para la vida humana ya que si no hay seres vivos y un lugar donde vivir, no hay biodiversidad. La biodiversidad es importante porque sino no habria vida, ya que para vivir necesitas un lugar para vivir. Si no hubiera un habitat, un lugar donde vivir las personas, los seres vivos no existirian y si hubiese solo un habitat o lugar donde vivir sin seres vivos seria medio ambiente. Por ello la biodiversidad es muy importante para la vida humana.

- ...la desflorestación de las florestas...

- (sobre la sobreexplotación de la pesca) El uso de tiburones; los tiburones son animales acuaticos y los humanos (nosotros) utilizamos los tiburones para preparar el atun (algo que nos gusta mucho) y logramos de una forma u otra incrementar la demanda de atun, cosa que conduce al pescador a pescar mas tiburones de lo normal olvidando que puede llegar el momento en que los tiburones se acabasen.

- Si todos los animales (cada uno de su especie) seriamos iguales, no habria diferencia por ejemplo entre perros, gatos... siempre y cuando sean de la misma especie.

- (contaminación sonora) ...en los espacios rurales, el ruido excedido, de tractores, maquinas, generadores pueden alterar el bioritmo de vida de los animales y provocar su emigración. No creo que de ninguna manera afecte a las cosechas.

(Continuará...)

Comentarios

  1. Impagable la carcajada a primera hora de la mañana. Gracias, y que haya más.

    No sólo los que aspiran a la universidad: los que están dentro compiten con ellos y a veces se ponen a su altura.

    Unas muestras, de este mismo curso, de la asignatura de Jardinería y Paisajismo:

    - preguntados por Queluz, jardines del palacio barroco portugués de ese nombre, responde un alumno: "Patio de entrada en las casas de la epoca renacentista romana diseñado con mosaicos en el suelo con funcion de recepcion"

    - en cuanto a los jardines de La Granja de San Ildefonso, otro dice: "curiosa obra por que pretende cumplir todas las predisposiciones francesas en unas condiciones climatico-orográficas distintas"

    - y por lo que toca al pobre Lucio Junio Moderato, conocido como Columela, señala una alumna: "Personaje caracteristico dentro de los tratados romanos. quien realizo algunos de ellos"

    He conservado, como tú, la grafía original que, desde luego, en estos y en otros casos, suele ser muy original.

    Más vale reír.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, más vale tomárselo con sentido del humor, pues de lo contrario, como dice mi amigo Lope, la buena intención se convertiría en una puñalada trapera.
    Mañana, más.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…

Portentosas lluvias

Según reza el subtítulo de Mil y una curiosidades (Barcelona, c. 1930) se trata de un "Archivo de cosas raras muy convenientes. Algo de todo. Noticias que no contiene ningún diccionario. Libro de utilidad y recreo. Agradable lectura para hombres y niños. Asuntos tratados sencillamente, sin alardes científicos ni pedantescos". Su autor, aunque no conste en la portada, fue el periodista y humorista aragonés Julio Víctor Tomey, autor, entre otras obras, de dos libritos cómicos: Cuadernicos baturros y Prosica baturra.
El volumen II de Mil y una curiosidades -que me facilitó mi amigo Josep Mª Sans- contiene un batiburrillo de noticias curiosas sobre diversos temas, desde el velocípedo al paragranizo pasando por el modo de ordeñar las vacas por medio de la electricidad. Incluye también referencias a algunos libros antiguos y raros, como Prodigiorum ac ostentorum chronicon, infolio publicado en Basilea en 1557, por "el sabio profesor de Heidelberg Teobaldo Wolffhar, que escri…