Ir al contenido principal

Conradiana (VI): "Uno de los nuestros"

Cualquiera que haya leído la novela Lord Jim (1900) -sin duda una de las mejores y más representativas obras de Joseph Conrad-, se habrá dado cuenta de la insistencia con la que el narrador Marlow se refiere al protagonista de la historia, Tuan Jim, como "uno de los nuestros". Hasta tres o cuatro veces lo repite a lo largo de la obra. Sin embargo, el autor no nos proporciona ninguna explicación acerca de esta expresión. Deja libre al lector para que desentrañe su significado. Así pues, uno puede pensar, por ejemplo, que la expresión hace referencia a que Jim es, pese a todo, un blanco en medio de orientales. Pero es solo una posibilidad.
Recientemente el crítico Brian Thompson, en un artículo sobre Lord Jim aparecido en The Times Literary Supplement, alude a "one of us" (en inglés, en el original) y dice: "Aún después de 300 páginas o más, no podemos estar seguros de lo que la frase significa"; lo que ha dado pie a que, en el número del TLS correspondiente al 14 de septiembre, el escritor Jeffrey Meyers, autor de una biografía de Conrad publicada en 1991, salga al paso del comentario de Thompson creyendo saber de dónde proviene la frase de marras. Según Meyers, Conrad la habría sacado de la Biblia, concretamente del Génesis, 3:22, en donde Dios dice a los ángeles después de que Adán haya probado el fruto prohibido: "He aquí que el hombre ha llegado a ser como uno de nosotros, conociendo el bien y el mal...". Sin duda Conrad conocía las Sagradas Escrituras, pero aún así, ¿es ésta la fuente u origen de la frase? La duda persiste. Por mi parte siempre he creído que "uno de los nuestros", dicho por Marlow y aplicado a Jim, tenía que ver con un sentido de pertenencia y lealtad a un grupo determinado. Una especie de esprit de corps entre pilotos del British Merchant Service. Quién sabe. En cualquier caso esas son, por enigmáticas, algunas de las razones que nos incitan a releer a Joseph Conrad, uno de los nuestros.

Comentarios

  1. Siempre he pensado en 'era uno de los nuestros' como un sentimiento de pertenencia a un grupo, quizá más amplio que el que propones, el de los hombres de la mar. La posibilidad bíblica me parece bastante más forzada, y la del blanco entre otras razas para mi no tiene fuerza: es un grupo demasiado extenso como para suscitar ningún deseo de pertenencia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).