Ir al contenido principal

Conradiana (VI): "Uno de los nuestros"

Cualquiera que haya leído la novela Lord Jim (1900) -sin duda una de las mejores y más representativas obras de Joseph Conrad-, se habrá dado cuenta de la insistencia con la que el narrador Marlow se refiere al protagonista de la historia, Tuan Jim, como "uno de los nuestros". Hasta tres o cuatro veces lo repite a lo largo de la obra. Sin embargo, el autor no nos proporciona ninguna explicación acerca de esta expresión. Deja libre al lector para que desentrañe su significado. Así pues, uno puede pensar, por ejemplo, que la expresión hace referencia a que Jim es, pese a todo, un blanco en medio de orientales. Pero es solo una posibilidad.
Recientemente el crítico Brian Thompson, en un artículo sobre Lord Jim aparecido en The Times Literary Supplement, alude a "one of us" (en inglés, en el original) y dice: "Aún después de 300 páginas o más, no podemos estar seguros de lo que la frase significa"; lo que ha dado pie a que, en el número del TLS correspondiente al 14 de septiembre, el escritor Jeffrey Meyers, autor de una biografía de Conrad publicada en 1991, salga al paso del comentario de Thompson creyendo saber de dónde proviene la frase de marras. Según Meyers, Conrad la habría sacado de la Biblia, concretamente del Génesis, 3:22, en donde Dios dice a los ángeles después de que Adán haya probado el fruto prohibido: "He aquí que el hombre ha llegado a ser como uno de nosotros, conociendo el bien y el mal...". Sin duda Conrad conocía las Sagradas Escrituras, pero aún así, ¿es ésta la fuente u origen de la frase? La duda persiste. Por mi parte siempre he creído que "uno de los nuestros", dicho por Marlow y aplicado a Jim, tenía que ver con un sentido de pertenencia y lealtad a un grupo determinado. Una especie de esprit de corps entre pilotos del British Merchant Service. Quién sabe. En cualquier caso esas son, por enigmáticas, algunas de las razones que nos incitan a releer a Joseph Conrad, uno de los nuestros.

Comentarios

  1. Siempre he pensado en 'era uno de los nuestros' como un sentimiento de pertenencia a un grupo, quizá más amplio que el que propones, el de los hombres de la mar. La posibilidad bíblica me parece bastante más forzada, y la del blanco entre otras razas para mi no tiene fuerza: es un grupo demasiado extenso como para suscitar ningún deseo de pertenencia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…