Ir al contenido principal

Encuesta...y vacaciones

Según una encuesta encargada por la Federación de Gremios de Editores de España, Asturias se sitúa por debajo de la media nacional en índice de lectura (la tercera por la cola, para más datos). De acuerdo con dicho estudio, menos del 56% de asturianos mayores de 14 años se consideran lectores de libros.
El diario La Nueva España del pasado sábado se hace eco de la noticia y nos brinda un reportaje sobre el asunto. Tranquilos, que no cunda el pánico, viene a decirnos. El Presidente de la Asociación de Libreros de Asturias reconoce que "el comercio del libro en Asturias no está en un buen momento", y afirma que "estamos luchando con el problema que tenemos encima". A continuación quita hierro a las cifras de la encuesta asegurando que "en Asturias hay un hábito de lectura muy importante y existen unas bibliotecas con unas condiciones magníficas". Para acabar de redondear la cosa, se pregunta a gente de la calle por sus hábitos de lectura, especialmente ahora en verano, que parece que anima a leer.
Estas son algunas respuestas:
Paloma (16 años): Considero que leo bastante, unos diez libros a lo largo del año.
Diego (34 años ): En verano suelo leer más, pero el mismo tipo de libros. Varían entre 4 o 5 al año. Me encanta la novela histórica y la fotografía (sic).
Jorge(32 años): Durante los meses de verano puedo llegar a leer 10 libros.
Laura (15 años): Durante el verano no tengo que escoger los libros que me obligan en el colegio. Leo 5 libros a año.
Alfredo (50 años): En verano cambio los periódicos por los libros. Por experiencia creo que los jóvenes leen cada vez más.

Bueno, esto es lo que hay.
Por mi parte me voy de vacaciones.
Este blog se toma un respiro y volverá a primeros de septiembre.
Saludos a todos. Buen verano y mejores lecturas.

Comentarios

  1. Por lo que pueda valer y a diez días ya del comienzo del mes, se te espera.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, fpc, por tu interés en mi blog. Es cierto que tenía previsto reemprender la bitácora a principios de este mes, pero circunstancias personales -el viernes pasado murió mi padre en Barcelona- han postergado la tarea. A ver si la semana que viene estoy ya en mejor disposición.

    ResponderEliminar
  3. Lamento la circunstancia y te acompaño en el sentimiento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. También mi pésame, don Jorge.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Querido Jorge:

    Aunque sabía que este mes reanudarías tus escritos en esta bitácora, no me he venido hasta hoy, por lo que acabo de enterarme del fallecimiento de tu padre.

    Vaya mi más sincero pésame.

    Un abrazo,
    Miguel

    ResponderEliminar
  6. Sí, también de mi parte mi más sincero pésame.
    Un abrazo, don Jorge.

    ResponderEliminar
  7. Lo mismo. Ánimo y a seguir escribiendo, qué otra cosa.

    ResponderEliminar
  8. A todos, muchas gracias, de verdad, por vuestro pésame.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…