Ir al contenido principal

Conradiana (V): Mujeres

En sus comienzos Joseph Conrad fue considerado como un escritor esencialmente "de hombres", debido a sus narraciones pobladas de marinos, colonos y aventureros. El negro del "Narcissus" fue elogiada por algún crítico porque "no había una sola enagua en todas sus páginas". Ciertamente, en sus relatos y novelas, los personajes femeninos no alcanzan por lo general la profundidad psicológica y riqueza de matices de los masculinos. Suelen ocupar un lugar secundario y ser más estereotipados, si bien no faltan las finas caracterizaciones, como Flora de Barral (Azar), Natalia Haldin (Bajo los ojos de Occidente), Winnie Verloc (El agente secreto) o Doña Rita de Lastaola (La flecha de oro).
Es de suponer que a lo largo de su vida como oficial de la Marina Mercante debió de conocer mujeres de muy diversa procedencia y condición, incluida el tipo de euroasiática sensual y exótica que vemos en la Aïssa de Un vagabundo de las islas o en la Joya de Lord Jim. En una carta a su amigo, R. B. Cunninghame Graham vaticinó de su hijo Borys: "él será un homme à femmes como tú y como yo". Y otro amigo, Jósef H. Retinger, habló en cierta oportunidad de los affaires louches del autor de Victoria. En su esfera privada, una vez retirado del mar y dedicado a la escritura, Conrad se casó en 1896 con una mecanógrafa llamada Jessie George, dieciséis años más joven que él. El matrimonio funcionó, con algunos altibajos, hasta la muerte del escritor sin que se le conocieran infidelidades manifiestas. En 1916 el matrimonio Conrad conoció a la joven periodista americana Jane Anderson. En los meses siguientes estuvo en varias ocasiones en su casa y al parecer Conrad se desvivió por ella, hasta el punto de levantar sospechas en su esposa, que creyó que le estaba engañando con ella. Hubo crisis, y si hubo affair lo llevó con mucha discreción.
El personaje de Jane Anderson es de por sí digno de una novela. Nacida en Atlanta, Georgia, pronto destacó por su afán de notoriedad y habilidad para rodearse de celebridades. Se casó con el compositor Deems Taylor y quiso probar suerte como escritora, sin mucha fortuna, publicando algunos relatos cortos en revistas como Collier's y Harper's Weekly. En 1915 vino a Inglaterra como corresponsal de guerra para el Daily Mail. Tras la contienda trata sin éxito de hacerse actriz en Hollywood, frecuenta los ambientes bohemios de París y acaba cayendo en el alcohol y las drogas. Socorrida por unas monjas se convierte al catolicismo. En los años treinta se casa con un noble español, el marqués Álvarez de Cienfuegos. Se inclina políticamente por el fascismo. Al poco de estallar la guerra civil es detenida y acusada de espía franquista. Tras pasar por una cheka es liberada. Durante la Segunda Guerra Mundial la encontramos en Berlín como locutora al servicio de la propaganda nazi. Al lado de las diatribas de Lady Haw Haw, como es conocida por los británicos, las peroratas de Ezra Pound parecen cuentos de niños. En 1947 es arrestada en Austria y entregada a las autoridades militares acusada de traición, pero misteriosamente su causa es sobreseída y ella puesta en libertad. A partir de ahí las pistas se desvanecen. A principios de los cincuenta se la supone viviendo de nuevo en Madrid. Conrad queda ya muy lejos. Se ignora cuándo murió y dónde está enterrada.

Comentarios

  1. Anónimo11/8/10 1:04

    Jane Anderson en 1950 fue a vivir a un pueblecito de extremadura donde su marido tenia una propiedades, Almoharín ella se dedicaba a dar clases de ingles a los niños del pueblo contando sus historias y fotos con franco o hitler.Cuando sequeda viuda se va a vivir con sus criadas al pueblo y más tarde a Cáceres, cuando ya es mayor la familia de su marido se la trae a vivir a Madrid y en Madrid murió en 1972 y fué enterradaen la almudena.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Camarero, ¿el ticket verde, por favor?

Sortear cosas es una de las formas de publicidad más antiguas. Pasan los años, cambia la sociedad, pero siguen las rifas. A mediados de los años cincuenta la Casa Caballero, dedicada a la fabricación de bebidas alcohólicas, entre ellas el popular DECANO ("Caballero... ¡qué coñac!"), ofreció siete grandes sorteos trimestrales en los que se se premiaron a los ganadores con 21 coches Renault, 21 Vespas y 105 carteras con dinero. Para dar publicidad a los sorteos se pusieron anuncios en periódicos y revistas y se enviaron tarjetas postales a domicilio. Y este era el reverso de una de estas postales en la que se indicaban las condiciones para participar en el sorteo. Nada de particular, solo que... ¿Qué clase de brebaje sería el "Licor ÑAÑAMBRUK" ¿Alguien lo recuerda? Más aún, ¿alguien lo llegó a probar?     

La duquesa, el francés y el orangután

En 1798 el rey Carlos IV decide nombrar a Pedro Alcántara Téllez-Girón, IX duque de Osuna,  embajador de España en Austria. Tras meses de preparativos, el duque parte de Madrid el 26 de enero de 1799 con su esposa, María Josefa Alonso Pimentel, XII condesa-duquesa de Benavente, y su numeroso séquito. El paso por Francia resulta azaroso, cuando no arriesgado, debido a la situación anárquica que vive el país vecino en aquellos días. En París se hospedan en el palacio de los duques del Infantado, en la calle de Florentin. Allí residirán casi un año, a la espera de poder proseguir el viaje hasta Viena. Pero ante las complicaciones de su misión y la cada vez más escasas posibilidades de llegar a su destino, el duque pide regresar a España. Tras recorrer los mismos malos caminos y malas posadas que en la ida, llegan a Madrid el 7 de enero de 1800. Entre las numerosas personas que los duques de Osuna tuvieron la oportunidad de tratar en aquel París bullicioso y abigarrado del Directori